El economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), Jürgen Stark, consideró que la ayuda financiera a Grecia no es "un pozo sin fondo", y que el país "no es insolvente", en una entrevista a una radio regional alemana.

"No veo (la ayuda a Grecia) como un pozo sin fondo. Pero pienso que lo que hemos puesto en marcha hace un año con el Fondo Monetario Internacional es un programa realista que debe aplicarse", declaró a la radio Bayerischer Rundfunk.

"Grecia tiene muchas deudas, pero no es insolvente", añadió Stark, que estima que una "reestructuración (de la deuda) no es la solución".

Pese a los desmentidos del gobierno griego, de altos responsables europeos y del BCE, que posee deuda soberana griega, los mercados financieros están especulando con que a Atenas no le bastará la ayuda de 110,000 millones de euros acordada por la UE y el FMI el año pasado para financiar su deuda.

Grecia tiene el objetivo de volver a financiarse por sí sola en los mercados de deuda en 2012. Sin embargo, las tasas récord de los bonos griegos, la persistencia de un déficit elevado y la mala calificación de su deuda por parte de las agencias de notación hacen que esa posibilidad sea mínima, por lo que Grecia está negociando un segundo paquete de ayuda.

RDS