El Fondo Monetario Internacional (FMI) está preocupado por cerrar con rapidez la negociación para armar el paquete financiero de rescate a la economía griega, por 45,000 millones de euros, 15,000 de los cuales provendrán del FMI.

Sin embargo, este acuerdo no puede completarse sin la coincidencia de las autoridades de la Comisión Europea y las de Grecia.

Mientras tanto, en Alemania, el mayor partido de oposición acusó a la canciller, Angela Merkel, de posponer una decisión sobre la ayuda para Grecia, hasta después de la elección del 9 de mayo.

En un comunicado, el FMI dijo que mientras más pronto se concluya el acuerdo, podrá acotarse la volatilidad del mercado europeo.

Mientras, en Grecia, el ministro de finanzas Yorgos Papandreus, difundió el que será su cuarto plan de ajuste presupuestario en menos de tres meses, que incluye, en vísperas del salvamento financiero, un par de recomendaciones del FMI.

Menos déficit y más impuestos

Papandreus anunció el compromiso de disminuir 10 puntos porcentuales de su desequilibrio público, esto en los próximos dos años. Es decir, que se recortará el déficit público de 13.6% del PIB a 3.6 puntos, lo que significará ahorros públicos de 25,000 millones de euros.

La administración griega anunció que el gobierno tendría que elevar el IVA entre 1 y 2 puntos porcentuales, lo que llevará al gravamen hasta 25%, lo que de inmediato fue rechazado por la población.

Así como volver a elevar los impuestos al alcohol y tabaco. El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, afirmó tras reunirse con funcionarios del FMI y del gobierno helénico, que en cuestión de días podrían liberarse los recursos.

Asumir responsabilidades

De acuerdo con Sergio Cárdenas Negrete, investigador del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, la negociación del apoyo financiero e incluso la participación económica que tendrá Alemania en el rescate, se está retrasando para que las autoridades griegas asuman la responsabilidad de ajustarse el cinturón.

Dijo que la participación alemana se está complicando porque la decisión de emitir el cheque teutón, con cargo público, tiene que ser avalada por Congreso alemán.

ymorales@eleconomista.com.mx