El Senado de Estados Unidos avanzó en un proyecto de ley para la regulación del sistema financiero, con la aprobación de dos enmiendas que evitarían repetir nuevos rescates como el de la aseguradora AIG en el 2008, y colapsos como el del banco de inversión Lehman Brothers.

Con 93 votos en favor y cinco en contra, las modificaciones aprobadas establecerían un nuevo proceso gubernamental de incautación y desmantelamiento de firmas muy grandes, con problemas financieros que pondrían en peligro al sistema.

Bajo el plan, la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por su sigla en inglés) emprendería un proceso de liquidación ordenada para empresas en dificultades, cuyo colapso podría presentar riesgos para el sistema bancario.

El plan no incluye un fondo de liquidación de 50,000 millones de dólares propuesto anteriormente. En su lugar, los gastos de las liquidaciones serían cubiertos mediante la venta de activos y, en caso de deficiencias, a través de cuotas sobre los activos de otras grandes empresas.

Los legisladores dijeron que el plan, en caso de convertirse en ley, podría ayudar a terminar con la idea de que algunas empresas se han vuelto demasiado grandes para quebrar .

Tales enmiendas se añadieron al proyecto de ley de reforma más amplio, después de que el senador demócrata Christopher Dodd y el senador republicano Richard Shel­by, los principales negociadores en la Cámara Alta sobre la reforma de Wall Street, lograran un acuerdo sobre el mismo.

En un comunicado, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, dio la bienvenida al avance logrado ayer por los legisladores y resaltó el liderazgo de Shelby y Dodd en el cabildeo de la reforma.

El fuerte apoyo bipartidista­ sobre estas disposiciones demuestra el impulso creciente para aprobar una reforma financiera comprensiva , dijo el titular de la dependencia.

Asimismo, el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs, afirmó que la medida parecía preservar uno de los principios fundamentales del presidente Barack Obama.

Nunca más los contribuyentes de este país estarán atrapados por la irresponsabilidad temeraria de los grandes bancos o Wall Street , añadió.

El Senado también aprobó, en votación 96-1, una enmienda de la senadora demócrata Barbara Boxer, la cual afirma que los fondos de los contribuyentes no se podrán utilizar para rescatar a empresas en dificultades.

Los republicanos propusieron reglas alternativas para regular los 450 billones de dólares existentes en derivados fuera del mercado.