Ministros de Finanzas del G20 y directores de bancos centrales analizaron los riesgos de recesión mundial debido al coronavirus y los pedidos de condonación de deuda de países africanos, durante una videoconferencia organizada por Arabia Saudita.

Al término de esta videoconferencia, en la que participó el secretario de Hacienda de México, el G20 informó que a través de las instituciones financieras internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, se brindará apoyo principalmente a los países de más bajos ingresos.

“Apoyamos la rápida implementación de una respuesta financiera sólida para ayudar a los países más necesitados y mantener la estabilidad financiera mundial y su resiliencia”, indicó el G20 en un comunicado.

Los ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales del G20 dieron su aval para que a los países más pobres se les suspenda provisoriamente el pago de intereses de sus deudas.

“Respaldamos una suspensión de pagos de servicio de la deuda de los países más pobres que requieren indulgencia. Acordamos implementar una estrategia coordinada con una hoja de términos que provee las características clave de esta iniciativa de suspensión de pagos de servicio de la deuda”, refiere el documento.

Los países miembro sostuvieron que “todos los acreedores bilaterales participarán en esta iniciativa, en concordancia con sus leyes nacionales y procedimientos internos”.

“Hacemos un llamado a los acreedores privados, que trabajan a través del Instituto Internacional de Finanzas, para que participen en la iniciativa en términos comparables”, mencionó. Destaca que las acciones acordadas por los ministros de finanzas del G20 y los gobernadores de los bancos centrales serán revisados regularmente a medida que se mitigue el impacto de la crisis del Covid-19.

“Estamos listos para actuar con prontitud y tomar cualquier acción adicional que se requiera. Reiteramos nuestro compromiso de utilizar todas las herramientas de políticas disponibles para lograr un desarrollo sólido, sostenible, equilibrado y crecimiento inclusivo”.

El G20 se comprometió a priorizar los impactos sanitarios, así como los sociales y económicos que se generen por el coronavirus que se ha extinguido en más de 100 países.

“No escatimaremos para proteger vidas, controlar la pandemia, salvaguardar los trabajos y los ingresos de las personas. Se apoyará a la economía global durante y después de esta fase y se garantizará la capacidad de recuperación del sistema financiero”.

Al mismo tiempo, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, y el jefe del Banco Mundial, David Malpass, elogiaron este nuevo acuerdo de reducción de deuda.

[email protected]