El presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Raphael Bostic, dijo en el marco de la conferencia de la Fed en Austin, Texas: “En nuestras previsiones de movimientos para el año dijimos que esperábamos tres aumentos durante el 2017. Todavía tengo esa perspectiva”.

Mientras, el presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley, reafirmó en gran medida  su confianza en la economía de Estados Unidos y argumentó que la caída del dólar y una tasa de desempleo que bajó el mes pasado a su nivel más reducido desde el 2001 eran motivos para mantener el endurecimiento monetario.

“Pese a que la inflación actualmente está algo por debajo de nuestro objetivo a largo plazo, juzgo que aún es apropiado seguir retirando el estímulo monetario de manera gradual”, afirmó en comentarios preparados para un discurso en una conferencia en Brooklyn.

Dudley dijo que las condiciones financieras “se han aliviado en vez de endurecido”, pese a que el banco central de EU ha elevado las tasas de interés tres veces en menos de un año.

Preocupa  la inflación

Por su parte el presidente de la Fed de Dallas, Robert Kaplan, dijo que le gustaría ver una mayor evidencia de avance en la inflación antes de subir nuevamente las tasas de interés, y confió en que eso es lo que verá.

“Me gustaría ver más evidencia de avances para alcanzar nuestro objetivo”, agregó, reiterando su preocupación de que la globalización y la tecnología mantienen apagada a la inflación, pese a que el desempleo bajó en septiembre a 4.2 por ciento.

La otra visión

Sólo un funcionario de la Fed ofreció una visión contraria. El banco central estadounidense se arriesga a cometer un “error de política monetaria” si sigue subiendo las tasas de interés pese a los datos de los precios, que se mantienen estancados, dijo el jefe de la Fed de St. Louis, James Bullard.

“Si vamos demasiado lejos en nuestro celo para normalizar las tasas podríamos reducir las expectativas de inflación aún más y eso podría dificultar nuestra capacidad de alcanzar el objetivo”, agregó Bullard, que consideró alarmantes las cifras de empleo, pese al efecto de los huracanes.

“La reunión de diciembre va a ser muy pronto para tomar una determinación sobre si la inflación está regresando”, agregó.

El mercado tiene altas expectativas de que la Fed eleve nuevamente las tasas de interés, aunque los inversionistas están más escépticos sobre las proyecciones de la Fed de más o menos otras tres alzas el próximo año.