Reino Unido necesitará meses de preparación antes de comenzar las negociaciones sobre su salida de la Unión Europea (UE), declaró el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reprendiendo a Londres por no haberse preparado mejor para el resultado que arrojaron las urnas el 23 de junio.

Juncker, que también confirmó que el Reino Unido perdería el acceso al mercado interior único de la UE si no acepta la libre circulación de trabajadores, dijo que habría preferido que las negociaciones hubieran comenzado cuanto antes.

(Pero) no es el caso. El Gobierno británico necesita varios meses para afinar su postura , indicó en entrevista.

La nueva primera ministra británica, Theresa May, dijo a Juncker a mediados de este mes que Londres esperaba mantener conversaciones positivas con la UE tras la votación para abandonar el bloque, pero que necesitaba tiempo para prepararse para las negociaciones.

Juncker aseveró que no había una fecha límite, ya que el artículo 50 del Tratado de la UE, que especifica los procedimientos de salida, sólo puede ser activado por el Reino Unido.

Hubiera preferido que el Reino Unido nos presentara su carta de renuncia, lo antes posible, ya que pensaba que los británicos, especialmente los que querían salir de la UE, se habían preparado para esta posibilidad , declaró Juncker.

El funcionario añadió que la UE no podía garantizar el acceso libre de tarifas al mercado interno para los productos y servicios británicos, si el Reino Unido no acepta el libre movimiento de trabajadores procedentes de la UE.

No habrá acceso al mercado interno para los que no acepten las normas sin excepciones ni matices que componen la propia naturaleza del sistema de mercado interno , refirió Juncker.

Acuerdos internacionales bajarán

Las fusiones y adquisiciones globales podrían reducirse en hasta 1.6 billones de dólares en los próximos cinco años a menos de que Gran Bretaña llegue pronto a un acuerdo para salir de la UE bajo condiciones que le den acceso al mercado común europeo; una salida desordenada resultará en mayor incertidumbre política y económica y en un mayor declive en transacciones, indica el pronóstico de la firma jurídica Baker & McKenzie.

La votación por el Brexit generará una caída de 240,000 millones de dólares en el valor de las fusiones y adquisiciones de empresas británicas en los próximos cinco años, aun si se presenta una separación relativamente rápida que preserve el acceso al mercado común.