El aumento al salario mínimo, mayores precios de productos agropecuarios y la implementación del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios suponen retos para alcanzar la meta de inflación de este año, que se ubica en niveles de 3 por ciento.

Lo anterior fue señalado por el subgobernador del Banco de México, Javier Guzmán Calafell, durante su participación en el Foro de Fondos de Inversión, un Aliado de México, organizado por la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles.

“Ante el incremento de los salarios, sin un aumento en la productividad y con una economía debilitada, es posible que este año no alcancemos la meta de inflación de 3%”, reconoció Guzmán Calafell.

Añadió que la expectativa de los analistas es que la inflación anual se ubique en niveles de 3.5%, el cual está por arriba del objetivo puntual del banco central.

Por lo que explicó que el Banxico ha manejado la política monetaria con “mucha prudencia”, porque si toman acciones que afecten su credibilidad, las implicaciones para la actividad económica y para la economía en su conjunto serán nocivas.

“Lo que tenemos que hacer es analizar cualquier información adicional disponible y con base en esa información tomar la medida que se requiera para que logremos la convergencia de la inflación, la meta”, destacó.

El subgobernador del Banxico aseveró que mantener baja la inflación no es suficiente para impulsar el crecimiento económico del país, pues se requieren acciones adicionales como fomentar la inversión privada y pública, además de incrementar la productividad.

Comentó que hay otras acciones relevantes para que crezca la economía, como es ofrecer un Estado de derecho claro y sólido, sin dejar a un lado las reglas del juego claras para atraer la inversión privada. La inseguridad también se convierte en una restricción para el crecimiento de la productividad.

¿Qué es el IEPS?

El Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) es un impuesto indirecto que grava ciertos productos como las gasolinas y otros artículos y servicios que no son de primera necesidad, como las bebidas alcohólicas, cigarrillos, golosinas, etcétera, y que son cobrados al consumidor final.

[email protected]