Davos, Sui. el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés) propone la construcción de resistencias comunes contra ataques cibernéticos.

En un documento que servirá de base de discusión durante algunas mesas de la reunión anual del WEF, expertos del foro ponen de relieve que la vulnerabilidad a los ataques cibernéticos aumenta en la medida que los países, las empresas y la gente se vuelven dependientes de los sistemas de tecnología y comunicaciones.

El riesgo escala cuando casi todos los aspectos de la vida diaria, y en particular el sistema financiero y el comercio mundial, se desarrollan sobre modelos de tecnologías.

Al interior del reporte, titulado Asociándonos para la ciberresistencia , especialistas del foro establecen que los ciberataques han tenido éxito en un contexto de ausencia de cualquier regulación para redes, o una definición clara de lo que es un ataque cibernético.

Propone que se establezca un índice de riesgo financiero para mejorar la eficiencia de la información y mejorar los procesos a partir de estándares, así como el establecimiento de responsabilidades claras y cuentas de los programas de ciberseguridad.

Los temas que nos importan de Davos

Cambio climático, el gran tema

El 2014 fue el año más caliente desde que se tiene registro. Las 10 mayores temperaturas anuales de la historia han ocurrido de 1997 a la fecha. Los costos por desastres naturales han crecido exponencialmente, medidos en términos financieros o a partir de su capacidad de trastocar la vida de ciudades o regiones.

El cambio climático será uno de los grandes temas de Davos. El ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, es por derecho propio uno de los protagonistas de este debate. Lo acompañará Lorde Stern, el autor del primer informe sobre los costos económicos del desorden climático. En un momento, Gore compartirá escenario con Pharrell Williams, el cantante que se hizo famoso con Happy y que presentará su empresa Bionic Yarn, que convierte plásticos de desecho en fibras textiles.

América Latina, no es su año

No es el año latinoamericano en la cumbre. Las ausencias de Enrique Peña Nieto y Dilma Rousseff lo hacen más evidente. No somos una de las regiones con mayor crecimiento, ni tampoco la que más problemas genera. Habrá una mesa redonda dedicada a América Latina, donde participará Ildefonso Guajardo y se presentará el foco regional del informe mundial de desarrollo sustentable, pero la atención está en China, el mundo árabe y Europa. Es significativo que la reanudación de relaciones entre Cuba y EU no esten en la agenda.

Mercados volátiles

El esperado anuncio del Banco Central Europeo sobre su plan de inyección de cientos de miles de millones de euros traerá más volatilidad a mercados que están en estado líquido-gaseoso. ¿Qué hacer para movernos en esta nueva complejidad?, se preguntaba el fundador del WEF, Klaus Schwab, en la presentación de la edición XLV. Para hablar de esta nueva normalidad volátil, Guillermo Ortiz Martínez estará en un panel con el viceprimer ministro ruso, Arkady Dvorkovich, y el célebre profesor estadounidense, Kenneth Rogoff. Del precio que estamos pagando por la nueva inestabilidad, hablará el argentino Nouriel Roubini, el famoso Doctor Doom, junto con Paul Singer, fundador del fondo de capital de riesgo Elliott. Siendo la volatilidad un asunto imposible de enmarcar, algunas mesas dedicadas a otros temas grandes se ocuparán de la incertidumbre.

El nuevo contexto de la energía

La industria energética vive una compleja situación donde coexisten una revolución energética; la configuración de un nuevo mapa geopolítico y la volatilidad de los mercados. No hay certidumbres, imposible predecir qué pasará con los campos shale; los resultados a mediano plazo del contraataque saudí y la velocidad de implementación de las renovables. Esta edición del WEF abordará el tema desde la perspectiva de los protagonistas de la industria, los líderes políticos y los expertos académicos. La directora de Recursos Petroleros de Nigeria, Diezani Madueke; el CEO de la francesa Total, Patrick Pouyanné; el presidente de la española Iberdrola, Ignacio Sánchez, y el CEO de la suiza ABB son algunos de los participantes en las mesas de energía. De México estarán el director de Pemex, Emilio Lozoya, y el director de la CFE, Enrique Ochoa, aunque no tendrán participación formal.

Inestabilidad política

El atentado contra Charlie Hebdo ha puesto a Europa en alerta. El viejo continente se suma, a su manera, a un escenario donde casi cada región vive niveles muy altos de tensión e inestabilidad. ¿Estamos viviendo el fin de la democracia?, se pregunta el WEF y coloca en el panel dedicado a responderla a José Ángel Gurría, secretario de la OCDE, junto con el alcalde de Kiev y el gobernador del estado de Colorado. En otra pista de este circo, Moisés Naím, nuevo rockstar del análisis socio-político, es uno de los ponentes más esperados. Estarán también 40 jefes de Estado. Habrá un panel para debatir si las religiones son un pretexto para el conflicto y otro sobre las claves para entender qué pasó luego de la primavera árabe. Estará muy activa la mayoría de los grandes think tanks estadounidenses, entre ellos el centro Woodrow Wilson y la empresa de Henry Kissinger.