?La posible salida de Grecia de la zona euro ha hecho especular a los analistas sobre cómo sería el mundo después de la crisis griega. En principio, los más afectados serían sus vecinos de la zona, ya que deberán cargar con pérdidas por cientos de miles de millones de euros. Se calcula que el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y los países de la zona euro mantienen 200 mil millones de euros (250 mil millones de dólares) en deuda helénica.

En el caso de una salida, (Grecia) caería en default. Y las pérdidas por el default probablemente serían muy altas, lo suficientemente altas como para eliminar el capital del BCE , dijo a Reuters el administrador de portafolio senior de Pimco, Andrew Bosomworth. Podrían necesitar una recapitalización de los gobiernos, que no están en la mejor posición para entregar capital adicional , agregó el experto del mayor gestor de fondos del mundo.

Para recapitalizar al BCE, los bancos centrales tendrían que inyectar liquidez de acuerdo a su clave de capital (la medida que se usa para determinar la participación de cada país en el financiamiento del BCE según su tamaño económico y población). Alemania tendría que realizar el mayor aporte, 27% del total. Alemania sería, efectivamente, el país más afectado por el abandono del euro por parte de Grecia, con pérdidas por 89,800 millones de euros, según un estudio de la IESEG School of Management.

En el caso específico de Francia, la salida de Grecia costaría 66,400 millones de euros a los contribuyentes, y dejaría a los bancos con 20,000 millones de euros en préstamos perdidos, mostró el mismo informe. España, por su parte, sufriría la pérdida de 39,500 millones de euros.

UBS calcula que los contribuyentes europeos, en su conjunto, deberán desembolsar 250 mil millones de euros para compensar las pérdidas de las inversiones en el país heleno. Y Citigroup es aún más alarmista y asegura que el BCE tendría que inyectar 800,000 millones al sistema bancario regional.

Dar clic en la infografía para ver más grande.

PELIGRO PARA LA BANCA

El riesgo inmediato para los bancos europeos sería una corrida bancaria en naciones altamente endeudadas, como Portugal, Irlanda, España e Italia. Además, es probable que la nueva moneda griega sufra una devaluación inmediata de hasta 75% frente al euro, obligando a los individuos y empresas a caer en default de sus préstamos en el extranjero, alertó UBS.

La corrida ya se aprecia. Los bancos de Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y España experimentaron una caída de 80,600 millones de euros, que equivale a 3.2%, en los depósitos de las familias y las empresas desde fines del 2010 hasta fines de marzo, mostraron datos del BCE. Al mismo tiempo, los depósitos en instituciones alemanas y francesas subieron en 217,400 millones de euros, o 6.3%, en el mismo periodo.

INESTABILIDAD SOCIAL EN RUSIA

La economía rusa se contraería 2.1% si Grecia deja el euro, ha calculado la economista jefe de OAO Sberbank, Ksenia Yudaeva. El precio del petróleo caería a 85 el barril y la inflación se aceleraría a 6.7%, desde 3.6% en el primer trimestre. Saldrían del país hasta 95,000 millones en capital en un año.

Esto provocaría inestabilidad para el presidente Vladimir Putin, advirtió el Centro de Estudios Estratégicos en Moscú. El deterioro de la economía aumentaría el rechazo a Putin, lo que incrementaría la represión política, consignó el estudio. Si estas tendencias continúan, veremos una escalada de la violencia política y represión, por un lado, y la peor crisis económica, por el otro , dijo Dmitriev. Esto podría conducir a que Putin pierda el control y a una transformación política caótica .

DESACELERACIÓN AÚN MAYOR EN CHINA

El crecimiento de China podría desacelerarse a 6.4% este año si la salida de Grecia del euro hace que el crecimiento económico global se reduzca a la mitad, tal como ocurrió con la crisis financiera del 2008. Peng Wensheng, economista jefe de China International Capital Corporation (CICC), aseguró que en este escenario el gobierno debería inyectar un paquete de estímulo para lograr la meta de expansión de 7.5% que se propuso para este año.

El economista de Bank of America-Merrill Lynch, Lu Ting, fue más allá y advirtió que el abandono del euro por parte de Grecia podría hacer que la expansión de China se desacelere a 6% o incluso menos. Esta semana, el primer ministro Wen Jiabao reconoció que las presiones a la baja del crecimiento están aumentando, por lo que el gobierno está evaluando nuevas medidas de estímulo, como el fomento de la inversión privada y la inyección de recursos para proyectos de infraestructura.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica