La balanza comercial de Argentina registró en el 2014 un superávit de 6,686 millones de dólares, el más bajo de los últimos 13 años, con una caída de 16.4% frente al 2013, informó el jueves el Instituto Nacional de Estadistica y Censos (INDEC).

En diciembre, el saldo favorable fue de solo 74 millones de dólares, lo que significa un 31% menos que el mismo mes del año pasado.

El año pasado, las exportaciones cayeron 12% a 71,935 millones de dólares, mientras que las importaciones se redujeron 11% a 65,249 millones de dólares.

El comercio exterior es actualmente la más importante puerta de ingreso de divisas de Argentina, un país que quedó aislado de los mercados de crédito tras la moratoria de su deuda en el 2001 por unos 100,000 millones de dólares.

Por ello, el gobierno puso en marcha restricciones a las compras al exterior para evitar la salida de dólares.

La caída de las ventas tanto en el mercado local como en el exterior de las automotrices, columna vertebral de la industria local, originó suspensiones y despidos en empresas como Fiat, Ford, Volkswagen y en algunas fábricas de autopartes.

El dato positivo de importaciones es que cayó la compra de energía, un rubro en el que en 2013 el país gastó 11,343 millones de dólares.

Según el INDEC, la factura de combustibles bajó un 4% a 10,903 millones de dólares, favorecida por el desplome del 57% del precio del barril de petróleo en los últimos meses.

El Mercosur concentró el 33% de las ventas al exterior, mientras que desde ese bloque arribaron 24% de las importaciones.

abr