El presidente de Argentina, Alberto Fernández, informó que enviará al Congreso de la Nación un proyecto de ley con el programa económico que sirve de base para el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El programa con el Fondo no está cerrado todavía pero, aclaran fuentes oficiales, "es un paso más en esa dirección".

Bautizado como "Programa económico plurianual para el desarrollo sustentable", el proyecto es un punto que reclamaban los actores económicos locales, internacionales y también los miembros clave del Fondo, como los Estados Unidos.

Apunta a establecer un sendero para las principales variables económicas: crecimiento, inversión, gasto público, déficit fiscal y subsidios; saldo de cuenta corriente y reservas, empleo e inflación, entre otros supuestos macroeconómicos.

Fernández aclaró que el plan para acordar con el FMI se dará "sin renunciar a los principios de crecimiento económico e inclusión social". Ese es uno de los puntos de acuerdo político con Kristalina Georgieva, que habilita cierto margen fiscal.

Dentro del frente fiscal, el Fondo monetario reclama en sus informes una serie de reformas que fomenten la inversión y la baja de subsidios a los sectores de mayores ingresos.

El acuerdo podría incluir "fondos frescos" para hacer frente a la debilidad de la balanza de pagos. El Fondo reclama una salida gradual de las restricciones del mercado cambiario pero el ministro de Economía aseguró que "llevará tiempo". Uno de los primeros puntos donde se llegó a un acuerdo y "se pasó la página", según definieron los funcionarios, es tener "una estructura tributaria más justa y más eficiente”.