Untitled Document

El gobierno de Argentina expropió 51% del patrimonio de la petrolera YPF, filial de la española Repsol, con un proyecto de ley que declara de interés público nacional la exploración y explotación de hidrocarburos en Argentina, con el objetivo del autoabastecimiento . La decisión la dio a conocer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en un acto transmitido por cadena nacional desde la Casa Rosada.

La decisión, prevista desde la semana pasada, motivó la reacción inmediata del principal afectado, Repsol, que calificó la medida de ilícita y gravemente discriminatoria y anunció que tomará todas las medidas legales que procedan para salvaguardar sus intereses y los de sus accionistas.

El proyecto de ley de Cristina Fernández contempla en su artículo séptimo la expropiación de 51% del patrimonio de YPF S.A. representado por igual porcentaje de las acciones clase D de dicha empresa pertenecientes a Repsol YPF S.A., sus controlantes o controladas , lo que deja intacta la participación de Grupo Petersen, de la familia Eskenazi, que posee 25.46% de la petrolera argentina, y los tenedores de acciones en la Bolsa de Buenos Aires y ADR en Nueva York, que representan 17.09 por ciento. ( Lee documento completo)

Con la reestatización de YPF, el gobierno de Argentina quiere recuperar el control de la política energética. Las autoridades reprochan a Repsol, que comanda Antonio Brufau, la forma como ha manejado YPF, su bajo nivel de inversión, el aumento de las importaciones y falta de apoyo al gobierno.

Tras una reunión de urgencia con el jefe de Gobierno de España, Mariano Rajoy, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, afirmó que su país trabaja desde esta misma tarde en tomar medidas contundentes en los próximos días, y matizó: Este gobierno, a diferencia de otros, no suele tomar las decisiones en un momento de arrebato .

REACCIONES INTERNACIONALES

El presidente de México, Felipe Calderón, calificó la medida de muy lamentable y dijo: Nadie en sus cinco sentidos invierte en un país que expropie las inversiones. Es una cuestión de comportamiento racional .

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, también hizo un pronunciamiento: Esta decisión será muy debatida, y con razón. Un mercado abierto de energía y commodities es el mejor modelo de competencia y acceso al mercado .

Para Cristina Fernández, en cambio, se trató de un paso natural hacia la soberanía energética y la seguridad en el autoabastecimiento de hidrocarburos: No estamos inventando absolutamente nada , dijo la Presidenta al relatar la lista de naciones donde los recursos hidrocarburíferos se encuentran principalmente en manos del Estado.

Según el artículo octavo del plan gubernamental, del total expropiado (51%) la participación estatal quedará distribuida en 51% para el Estado nacional y 49% para las provincias productoras de hidrocarburos.

La reglamentación deberá contemplar las condiciones de la sesión asegurando que la distribución de acciones entre las provincias que acepten su transferencia se realice en forma equitativas. La iniciativa aclara que YPF seguirá funcionando en sociedad anónima abierta .

Tras el anuncio, las acciones de YPF cerraron con una caída de 10.97% en la Bolsa de Nueva York, mientras que en la Bolsa de Buenos Aires los títulos fueron suspendidos.

Repsol ha invertido en Argentina 20,000 millones en los 13 años desde que compró la filial argentina en 1999.

Cristina Fernández no ha informado cuánto pagará Argentina por la expropiación: según los estatutos de YPF, de acuerdo con la ley de su privatización, este precio es de cerca de 18,000 millones de dólares (unos 13,700 millones de euros). Argentina se enfrenta a una avalancha de demandas.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica

RDS/ apr Con información de Cinco Días y agencias