La calificación de la deuda argentina de corto plazo, tanto en moneda local como extranjera, fue recortada por S&P Global Ratings a la categoría de default. La de largo plazo, en tanto, quedó como default selectivo.

La calificadora de riesgo dijo que la extensión de los vencimientos de letras del Tesoro a corto plazo constituye un default bajo los criterios de la compañía.

En su acción de calificación, S&P reduce la nota de crédito soberano en moneda local y extranjera a "SD", default selectivo. 

“Las mayores vulnerabilidades del perfil crediticio de Argentina provienen del entorno financiero que se deteriora rápidamente, la falta de confianza en los mercados financieros acerca de las iniciativas políticas bajo la próxima administración (las elecciones no son hasta octubre) y la incapacidad del Tesoro de financiarse a corto plazo con el sector privado ", dijo S&P.

La rebaja se produjo después de que los precios de los bonos argentinos cayeron y el riesgo país se disparó a niveles no vistos desde 2005, después de que el gobierno del presidente Mauricio Macri anunció el miércoles que buscará extender los plazos de la deuda privada y con el Fondo Monetario Internacional (FMI).