Buenos Aires.- El gobierno argentino ratificó su política comercial exterior luego de las críticas por trabas a las importaciones presentadas por numerosos países en la Organización Mundial de Comercio (OMC), en un comunicado de la cancillería este viernes.

La Cancillería argentina reitera que el gobierno seguirá ejerciendo la decisión soberana de sus políticas comerciales que han impulsado el mayor crecimiento económico de nuestra historia y cumpliendo con las normativas de la OMC, pero rechazando cualquier tipo de injerencia externa", dice la nota.

Agrega que el gobierno "ve con alarma la insistencia de los países que siguen levantando barreras comerciales artificiales para dificultar el ingreso de productos agroindustriales de los países en desarrollo".

Esos países, señala la nota, "ejercen presiones políticas para obligar" a las naciones en desarrollo "a recibir la producción de bienes que sus mercados domésticos no pueden absorber por la situación económica que atraviesan desde 2008 y que son las verdaderas trabas para la construcción de un sistema económico multilateral más equilibrado", señala el comunicado.

Estados Unidos, la Unión Europea, Australia, Israel, Japón, Corea del Sur, Nueva Zelanda, Noruega, Panamá, Suiza, Taiwán, Tailandia y Turquía expresaron ante la OMC "sus inquietudes continuas y crecientes sobre la naturaleza y la aplicación de medidas restrictivas para el comercio tomadas por Argentina".

La Cancillería destaca en su comunicado que "importantes socios comerciales de Argentina, como los países del Mercosur, la gran mayoría de los países latinoamericanos, China, Rusia e India no suscribieron esta declaración".

También señala que llama la atención que ninguno de los firmantes haya "presentado un caso puntual en el cual la Argentina haya incumplido las reglas de la OMC" y que "basan sus reclamos en vagas versiones publicadas por la prensa local (argentina)".

Algunas de las medidas adoptadas por el gobierno de Cristina Kirchner han generado roces con sus socios del Mercosur, Brasil, Uruguay y Paraguay, y protestas de cámaras empresariales.

apr