La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, expresó este sábado su respaldo a la marcha del plan económico argentino, aunque advirtió que las metas fiscales y de inflación deben cumplirse en el marco del acuerdo con el organismo internacional.

"Argentina ha demostrado un gran progreso en el corto tiempo que lleva el programa" desde junio, dijo Lagarde en conferencia de prensa junto al ministro argentino de Hacienda, Nicolás Dujovne, en el marco de la reunión de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales del G20 que se desarrolla en Buenos Aires.

Sin embargo, la funcionaria admitió que la inflación ha alcanzado un nivel alto.

Argentina acumula una inflación de 16% en el primer semestre y registró 3.7% en junio, su mayor índice mensual en los últimos dos años, mientras la meta trazada para 2018 por el Banco Central es del 27%.

La inflación "ha alcanzado un punto alto", remarcó Lagarde al advertir que "la meta comprometida debe ser alcanzada".

"Estamos decididos a ayudar a alcanzar estos resultados", añadió.

Argentina acordó en junio un auxilio financiero del FMI de 50,000 millones de dólares a tres años en el marco de una fuerte crisis cambiaria.

Lagarde estimó que desde entonces el país ha experimentado "grandes avances", entre los que destacó un "descenso de la volatilidad" en el mercado de cambios.

Dujovne remarcó que "es importante la consistencia del programa y cumplir todas las metas". "La meta fiscal es mi área, ambas tienen que ser alcanzadas", sostuvo.

El gobierno del presidente Mauricio Macri rebajó el viernes a 2.7% del PIB la meta de déficit fiscal para 2018, que antes era del 3.2%.

El acuerdo con el FMI prevé que el déficit se reduzca a 1.3% del PIB para 2019.

Para alcanzarlo el gobierno ha lanzado un fuerte ajuste fiscal que incluyó miles de despidos, la baja de subsidios a las tarifas de servicios estatales y la reducción de la inversión en obras públicas, entre otros puntos.

El desempleo alcanza al 9% de la fuerza laboral y la tasa de interés fue elevada al 40% para frenar la fuga de divisas.