En los distintos estudios internacionales que presentan rankings comparativos de economía entre naciones, éste no ha sido un buen año para Argentina, que ha empeorado su posición o se ha mantenido cerca de los últimos lugares.

El grupo estadounidense Cato Institute presentó la decimosexta edición de su informe sobre libertad económica. El documento resaltó un incremento del índice de libertad a nivel mundial, que pasó de 6.79 a 6.83 (con un máximo de 10). Las "piedras angulares" del informe, como indicó Cato, son "la elección personal, el intercambio voluntario, la libertad para competir y la seguridad de la propiedad privada". Según resalta la edición de La Nación

A contramano con la tendencia mundial, el índice de Argentina cayó de 5.97 en el 2009 a 5.79 en el 2010 (año en el que se basan los resultados del informe 2012) y el país retrocedió ocho posiciones, al pasar del lugar 119 al 127 entre 144 naciones analizadas.

Los aspectos que más influyeron en este retroceso fueron los relacionados con la política monetaria (emisión e inflación), las regulaciones al comercio internacional y las normativas internas. Entre los países sudamericanos, Argentina se ubicó detrás de Chile (que ocupa el puesto 10 a nivel mundial), Perú (24), Uruguay (51), Paraguay (81), Colombia (97), Bolivia (104), Brasil (105) y Ecuador (126), pero adelante de Venezuela (144).

Los resultados de este estudio, en cuyos cálculos no se incluyeron los impactos de la expropiación de YPF, las restricciones para comprar dólares ni las últimas medidas para limitar las importaciones, coinciden con los de otro índice sobre libertad económica, el que elabora la Fundación Heritage.

En su última edición, ese estudio analizó a 179 naciones y Argentina ocupó el lugar 158, lo que le significó estar entre los países calificados como "reprimidos", junto con Ecuador, Venezuela, Cuba y otros como Libia y Corea del Norte.

El informe 2012 de Heritage es sumamente crítico con Argentina, cuya calificación se redujo en 3.7 puntos, la tercera caída de importancia en el índice de este año.

INDICE DE CORRUPCIÓN

"Los cimientos de la libertad económica de Argentina se han debilitado a la luz de una extensa intromisión gubernamental en los mercados libres", aseguró el informe. Y añadió: "Agravada por la corrupción y la interferencia política, la ausencia de independencia judicial ha erosionado severamente los límites al gobierno".

"El gasto público en todos los niveles de gobierno ahora supera un tercio de la producción doméstica total. Medidas populistas de gasto y controles de precios distorsionan los mercados y minan el crecimiento de la productividad", aseguró el informe

En el ranking de competitividad 2012-2013 del Foro Económico Mundial (World Economic Forum, según sus siglas en inglés), Argentina perdió nueve lugares y se ubicó en el puesto 94 entre 144 países.

Las principales razones para esa caída fueron, según el informe, el deterioro continuo de las condiciones macroeconómicas del país, una valoración negativa de la estructura institucional, y un funcionamiento ineficiente de los mercados financieros, de bienes y de trabajo.

Según el reporte del Foro Económico, los "aspectos más problemáticos para hacer negocios" en Argentina son la inflación, la inestabilidad en las políticas, la corrupción y las regulaciones para acceder a moneda extranjera.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica

EISS