El aumento progresivo de aranceles a productos mexicanos que anunció el presidente de Estados Unidos, Donald Trump afectará a la débil actividad económica de México y alimentará la volatilidad cambiaria generando un entorno de riesgo para la inflación, advierte la calificadora Fitch.

El crecimiento bajo que caracteriza a México siempre ha sido un factor de debilidad para la calificación soberana en la agencia, pues en su opinión mantiene a México en desventaja con países cuya nota soberana es similar en la firma: Perú, Tailandia y Andorra.

De acuerdo con Charles Seville, director senior de Soberanos en la agencia, el impacto en México de esta nueva escalada de tensión se sentirá directamente en sectores determinantes para la expansión económica, como el automotriz; alimentará la aversión al riesgo de los inversionistas; afectará directamente al comercio; presionará al tipo de cambio, generando alto impacto en la inflación, lo que será determinante para la decisión del Banco de México acerca de sus tasas.

La expectativa de crecimiento de Fitch se encuentra en 1.6%, desde abril, una tasa que está arriba del punto medio (1.3%) en el rango revisado esta semana por Banco de México que está entre 0.8 y 1.8 por ciento.

En un comentario dirigido desde Nueva York, el analista anticipa que se retrasará la aprobación del acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá, lo que sin duda tendrá consecuencias en las decisiones de inversión.

Con este escenario negativo en la aprobación legal del nuevo acuerdo, se alimentará la volatilidad del tipo de cambio que se ha mantenido alta desde que Trump tuiteó su intención de aplicar el gravamen de 5% progresivo, lo que tendrá posibles efectos de transferencia sobre la inflación.

Desde que se dio el anuncio, el peso mexicano ha perdido 67 centavos, cotizando alrededor de 19.61 pesos por dólar, una depreciación de 3.53% en todo el mes, que borró por completo la ganancia acumulada hasta abril, según estimaciones de Banco Base.

Al presentarse este pass through, que es el traslado de presión cambiaria a precios de mercancías de importación, se incrementará la inflación subyacente y se reducirá la posibilidad de que el Banco de México recorte su tasa de interés en lo que resta del año, que actualmente se encuentra en 8.25%, la más alta desde la crisis del 2009.

PIB, el punto débil

La agencia no hizo comentarios sobre el efecto que podría tener la decisión unilateral de aplicación de tarifas a productos mexicanos por parte de Estados Unidos en la nota soberana.

Sin embargo, en múltiples notas, analistas de la agencia han precisado que la debilidad de crecimiento es una clara desventaja comparativa con emisores soberanos que tienen la misma nota que México. Los pares de México según la calificación de Fitch son Perú, Tailandia y Andorra, todos ellos, identificados por Fitch por tender a la estabilización de su actividad productiva. Según el Fondo Monetario Internacional, Perú conseguirá este año una expansión de 3.9%; mientras anticipa una crecimiento de 3.5% para Tailandia.

La nota soberana actualmente se encuentra en “BBB+” con perspectiva Negativa, que evidencia una calidad crediticia del soberano con tres escalones arriba del grado de inversión. No obstante, al tener la calificación una perspectiva Negativa indica que hay una de tres probabilidades de una degradación en la nota soberana.

En el comentario especial, precisaron que el crecimiento reciente del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano ha sido liderado por segmentos estrechamente vinculados a las sectores de manufacturas de Estados Unidos, particularmente al automotriz. “México está particularmente expuesto en la industria automotriz, la cual representa 36% del total de la exportación de productos manufacturados, 82% de la cual se dirige a Estados Unidos”, señalaron.

Contexto del impacto

En el análisis, la agencia refiere que Estados Unidos es destino de “cerca de 80% de la exportación de México, lo que vuelve a aquel país en el socio comercial más grande”.

México envió 346,500 millones de dólares en mercancías durante el 2018, que representó 28% del PIB. Y para ponerlo de relieve, explicó que China envió a Estados Unidos unos 539 millones de dólares en mercancías también en el 2018.

De acuerdo con Fitch, el superávit comercial neto de México con Estados Unidos fue de 82,000 millones de dólares, equivalente a 5.5% del PIB de México, frente al de China con EU, que fue de 420,000 millones de dólares, aproximado a 3% del PIB chino.

[email protected]