Arabia Saudita, principal exportador mundial de petróleo, anunció este jueves un presupuesto estatal para 2015 que prevé un déficit importante de 38,600 millones de dólares debido a la caída de los precios del crudo.

Es el primer déficit presupuestario del reino desde 2011 y el más alto de todos los registrados en el país

El Consejo de Ministros adoptó un presupuesto que prevé gastos por valor de 860,000 millones de riales (229,300 millones de dólares) e ingresos de 715,000 millones (190,700 millones de dólares), según un comunicado leído en la televisión pública.

Los gastos también aumentaron en relación con los 855,000 millones de riales previstos en el presupuesto de este año y los ingresos bajaron 140,000 millones de riales (37,300 millones de dólares) con respecto a las previsiones de 2014.

En 2003 Arabia Saudita comenzó a anunciar presupuestos excedentarios por primera vez en décadas, pero en 2009 el país registró un déficit de 23,100 millones de dólares por la caída de los precios del petróleo provocada por la crisis financiera mundial de 2008.

Los precios del petróleo, del que Arabia obtiene hasta el 90% de sus ingresos, perdieron alrededor de la mitad de su valor desde mediados de junio debido a la abundancia de la oferta, una desaceleración de la demanda mundial de crudo y la fortaleza del dólar.

El ministro de Finanzas saudí, Ibrahim al Assaf, afirmó la semana pasada que Riad mantendrá en el presupuesto de 2015 los proyectos de desarrollo pese a la fuerte caída de los precios del petróleo.

Arabia Saudita se hizo con una importante reserva de divisas y redujo su deuda pública gracias al maná petrolero de los últimos años, "lo que le otorga líneas defensivas para los años de vacas flacas", dijo.

erp