Londres- Arabia Saudita no está mostrando señales de cambiar su política de fuerte producción de petróleo para dar apoyo al crecimiento económico global, a pesar de una caída en los precios del crudo por debajo de los 90 dólares el barril por primera vez en 18 meses.

Fuentes gubernamentales del Golfo Pérsico y de Occidente en contacto con funcionarios saudíes dijeron que la potencia de la OPEP puede tolerar el petróleo a 90 dólares o menos durante meses, niveles de precios que perjudican a Irán y Rusia mientras se enfrentan a Riad sobre el conflicto en Siria.

Arabia Saudita desarrolló un superávit de ingresos en el primer semestre del año y para equilibrar su presupuesto requiere un precio del crudo mucho más bajo que la mayoría de los otros miembros de la OPEP y que el principal productor fuera de la OPEP, Rusia.

Si seguimos produciendo a más o menos el mismo ritmo, no estamos inundando el mercado", dijo un alto funcionario petrolero de un productor del Golfo. " Y queremos actuar responsablemente en aras de la economía global", agregó.

Partidarios de los rebeldes sunitas en Siria que buscan deponer al presidente sirio Bashar al-Assad, los líderes saudíes han criticado a Rusia por defenderlo.

Con Irán, Rusia es el principal aliado de Siria, y provee la mayoría de sus armas. Tanto Moscú como Teherán necesitan un crudo a 115 dólares el barril para alcanzar sus requerimientos presupuestarios.

La economía rusa es vulnerable a una fuerte caída de los precios del petróleo", dijo el analista petrolero estadounidense Phil Verleger. "Los saudíes podrían explotar esa vulnerabilidad al mantener la producción a 10 millones de barriles por día".

Fuentes de la industria dicen que Arabia Saudita, el único productor de crudo con capacidad ociosa significativa, parece apuntar a un recorte de su producción en los próximos dos meses, pero sólo porque caerá la demanda desde las refinerías en China y Estados Unidos.

ros