A la canciller alemana, Angela Merkel, podría costarle ganar la aprobación parlamentaria del rescate a Grecia la próxima semana sin depender del apoyo del partido de oposición, dijeron ayer algunos legisladores de su coalición de centroderecha.

Remarcando lo impopular que es la ayuda para Grecia en Alemania -el mayor contribuyente para el rescate por 130,000 millones de euros, varios legisladores de los conservadores cercanos a Merkel y sus socios menores, los demócratas libres, dijeron que planeaban oponerse al paquete de rescate en el Parlamento.

Existen pocas dudas respecto de que la Bundestag o Cámara Baja de Alemania aprobará el paquete, acordado por los ministros de Finanzas de la zona euro, debido al respaldo de los social demócratas y de los verdes.

Pero sería un golpe a Merkel si tuviera que depender de la oposición en la próxima votación. La comisión del presupuestario del Parlamento discutirá sobre el paquete el siguiente viernes.

Con un ojo en los votantes que son escépticos respecto de otro rescate, Alemania insistió en que se adjuntarán duras condiciones en el rescate financiero, incluyendo una supervisión más estricta de reformas griegas y una cuenta especial manejada por terceros para fondos de rescate.

Los políticos esperaban que eso facilitara la aprobación del rescate en la Bundestag, pero no ha convencido a todos los rebeldes, muchos de los cuales han votado antes contra el gobierno de Merkel.

No voy a votar, pase lo que pase, porque esto es puramente sobre retrasar una insolvencia , dijo Klaus-Peter Willsch, parlamentario miembro del partido Unión Demócrata Cristiana de Merkel.

Otros cuatro miembros de la coalición de Merkel han dicho que pretenden votar en contra y agregaron que saben de otros legisladores que quieren hacer lo mismo.