La recuperación de la economía global sigue en marcha a pesar de la desaceleración temporal, aseguró Fitch Ratings en sus proyecciones trimestrales macroeconómicas correspondientes a junio de este año.

Atribuyó la actual desaceleración en el crecimiento de la economía global a factores temporales, como el impacto negativo del alza de los precios del petróleo y también los desastres naturales sufridos por Japón en marzo de 2011.

La recuperación de la economía global mantiene su curso, aunque en forma variable de un trimestre a otro y de país en país , añadió en su reporte trimestral Global Economic Outlook (GEO), que pone énfasis en las principales economías avanzadas.

La directora del Equipo de Soberanos de Fitch, Maria Malas-Mroueh, dijo que la fragilidad de la recuperación de la economía global se ve reflejada en la caída del nivel de crecimiento del PIB de algunas de las principales economías en el primer trimestre de 2011.

Asimismo, en la desaceleración en indicadores globales de manufactura industrial y producción, así como en la inquietud respecto de los efectos de la política monetaria restrictiva sobre mercados emergentes clave, anotó.

Esta moderación en el crecimiento junto al aumento de las presiones inflacionarias presenta un dilema para las políticas de los bancos centrales, en particular, de las principales economías avanzadas , añadió Malas-Mroueh.

Observación a Europa y a los BRICS

Aunque la crisis de la deuda soberana de la eurozona encabeza los titulares, la región logró superar las proyecciones de crecimiento de Fitch para el primer trimestre del año, fortalecido por el crecimiento sostenido de Alemania.

Fitch proyecta para esta zona un crecimiento del PIB de 1.7% para 2011, desde 1.2% anteriormente y 1.8% para 2012, sin cambio respecto a su estimación previa.

El impulso de los mercados emergentes continúa siendo el principal motor de la recuperación global, aunque se observan muestras de la desaceleración que emerge de 2010.

Fitch revisó a la baja sus proyecciones de crecimiento para las economías BRIC (Brasil, Rusia, India y China) de 7.1 a 6.9%.

Esto refleja la expectativa de un crecimiento moderado en China, India y Brasil respecto de los niveles de 2010; mientras que para Rusia, estima que el crecimiento anual real mejorará levemente respecto a 2010, impulsado por el aumento de los precios del petróleo y el fortalecimiento del consumo privado.

apr