El gobierno irlandés anunció este martes la firma de un acuerdo con Apple para que ésta deposite, en una cuenta de garantía bloqueada, los 13,000 millones de euros de exenciones fiscales indebidas que la Unión Europea (UE) exigía recuperar a Dublín.

El acuerdo se firmará formalmente este martes y los 13,000 millones se ingresarán en la cuenta antes de que concluya el tercer trimestre del año, explicó el ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe, en un comunicado.

El ministro reiteró que Irlanda "cuestiona" la decisión de la UE, pero como Estado miembro "entiende que debe ajustarse a sus normas legales".

Así, la suma quedará bloqueada hasta que se resuelvan las apelaciones del país y de la empresa estadounidense a la decisión de Bruselas.

La Comisión Europea estima que Apple pagó pocos impuestos en Irlanda beneficiándose de un acuerdo fiscal alcanzado con Dublín, lo que le permitía declarar una parte ínfima de sus ingresos multimillonarios en Europa.

Apple e Irlanda unieron fuerzas contra la decisión, y estimaron que las condiciones fiscales de las que disfrutaba la compañía eran perfectamente legales.

Donohoe justificó el tiempo que se tomaron para recaudar la cantidad que Bruselas reclamó en el 2016, citando la complejidad y magnitud del trámite, "el más importante de este tipo hasta ahora realizado".

Apple tiene su sede europea en Irlanda, y es allí donde registra los beneficios realizados en este continente, pero también los de África, Oriente Medio e India.