La presidenta del Comité Financiero y Monetario del Fondo Monetario Internacional (IMFC) el principal órgano asesor del FMI, Magdalena Andersson sostuvo que el apoyo de los 190 países miembros a Kristalina Georgieva es unánime.

En conferencia de prensa donde estuvieron presentes la directora gerente del FMI y la presidenta del IMFC, la ministra de Suecia, un reportero preguntó cómo lograron conciliar la posición de Estados Unidos con el Directorio, cuando la Secretaria del Tesoro Janet Yellen dijo que la auditoría de WilmerHale “planteó cuestiones y preocupaciones legítimas” sobre el presunto conflicto de interés a favor de China en un reporte comparativo del Banco Mundial.

La directora gerente dejó la palabra a la presidenta del IMFC, quien afirmó: “seguimos muy de cerca las discusiones del Directorio Ejecutivo, las revisiones y análisis que se dieron entre el Directorio Ejecutivo y Kristalina, y la conclusión de darle un amplio apoyo fue unánime, al asumir el liderazgo que ha mostrado en el FMI”, respondió Andersson.

El lunes 11 de octubre, cuando el Directorio Ejecutivo del FMI dio el apoyo a Georgieva, la Secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, habló temprano con la directora gerente.

En un comunicado oficial del Departamento del Tesoro, precisan que Yellen “enfatizó que la investigación del informe “Doing Business” plantea cuestiones y preocupaciones legítimas”. No obstante, señaló que su opinión, la de Estados Unidos, estaría en consonancia con la del Directorio.

La Secretaria Yellen expresó que su prioridad es preservar la integridad y credibilidad del Banco Mundial y del FMI.

Como se recordará, Georgieva fue señalada directamente por los auditores del despacho WilhemHale contratados por el Banco Mundial, para encontrar el origen del conflicto de interés denunciado al interior de la institución, por solicitar al área técnica del organismo modificar la metodología del “Doing Business” para que China consiguiera una mejor posición en la versión 2018 del reporte, esto, mientras se negociaba un aumento de capital para el Banco Mundial donde la aportación de China sería determinante.

Consecuencia de esa investigación, el Banco Mundial anunció la cancelación del reporte “Doing Business” que comparó por 20 años el ambiente para hacer negocios en los países miembros.