El robo de combustible que prevalece en México es un foco de preocupación para la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena.

Pero las acciones contundentes que está dirigiendo el presidente Andrés Manuel López Obrador para atajar ese delito y el apoyo que ha logrado de la población son señales positivas del avance que sí está dando México contra la corrupción, aseveró.

Al presentar el Panorama Social para América Latina y el Caribe 2019, la funcionaria destacó que el clima de violencia e inseguridad que prevalece en México y Centroamérica ha sido terreno fértil para la “captura y participación de jóvenes” en actividades criminales y delictivas.

“La gente supone que le conviene más meterse al contrabando de combustible que al mercado laboral, porque no encontraba ningún incentivo, ni apoyo para una alternativa de trabajo productiva y rentable”.

Confió en que la población afectada indirectamente por las acciones para atajar el robo de combustible está apoyando al presidente, aun sufriendo los problemas de desabasto.

Destacó que el llamado huachicoleo y la problemática que ha generado en el abasto de gasolinas para detener el robo ponen de relieve la urgencia de un manejo más responsable del combustible y el tránsito hacia energías menos contaminantes.

Pobreza al alza, riesgo

En el informe, la Cepal destacó que en el 2017, la pobreza extrema afectó a 10.2% de la población regional,  el peor dato desde el 2008, originado en el débil desempeño económico.

La funcionaria reiteró desde Santiago de Chile, que pese a los importantes avances de la región en la década pasada, para reducir la pobreza, desde el 2015 se han registrado retrocesos, particularmente en la pobreza extrema.

Por ello, hizo un llamado a impulsar las políticas públicas complementarias de protección social e inclusión laboral, y de renovar las que tienen espíritu redistributivo.

Se pronunció por llevar a la universalidad tanto el ingreso básico como los servicios de salud, pues con ello se garantizarán las mínimas necesidades de la población.

Al dotar de más recursos a la población en situación de pobreza, y apoyarle fortaleciendo los ingresos laborales vía transferencias públicas, se puede apoyar a la gente, consignaron los expertos en el reporte.

Doble inclusión

De acuerdo con la información de la Cepal, 40% de la población en la región percibe ingresos inferiores al salario mínimo establecido por su país. Esa proporción es mucho más elevada entre mujeres (48.7%) y jóvenes de 15 a 24 años (55.9 por ciento).

Advirtió que es necesario progresar simultáneamente en la inclusión social y la laboral, esto es lo que ella llama doble inclusión. Advirtió que se debe trabajar para evitar la doble exclusión que prevalece en la región.

[email protected]