El amicus curiae que el gobierno de Estados Unidos presentó para respaldar la posición argentina en una causa contra el fondo NML Capital, portador de deuda en default, no está vinculada ni tendrá repercusiones en la causa principal entre el país y ese holdout, indicaron fuentes oficiales y expertos en la causa.

La administración de Barack Obama presentó a la Corte Suprema de su país un amicus curiae en el que apoya decisivamente a la Argentina en una causa aledaña contra los fondos buitre, conocida como discovery.

En esa causa, NML Capital, de Paul Singer, logró que la justicia estadounidense obligue al país y a bancos a mostrar activos potencialmente embargables. Para el fiscal general estadounidense, Donald Varrilli, la decisión judicial fue ?errónea? y pidió una ?interpretación y aplicación adecuada de la Ley de Inmunidad Soberana?.

Además, consideró que ?las órdenes podrían interrumpir la resolución ordenada de tales crisis? (de deuda) y que ?fueron inconsistentes con la Ley de Inmunidad Soberana de los Estados Unidos y con el bien establecido entendimiento de la cláusula pari passu que aparece en los bonos?.

La posición de la administración Obama, sin embargo, no es vinculante para la Corte, que también debe resolver si acepta tomar la causa principal, por la cual dos tribunales inferiores obligaron a Argentina a pagar 1,500 millones de dólares y a los agentes de pago a retener compromisos de deuda reestructurada si el país no cumple. Según una fuente oficial, se trata de causas totalmente independientes.

Para Marcelo Etchebarne, abogado socio del estudio Cabanellas, Etchebarne & Kelly, ?el amicus es consistente con la opinión presentada en enero por el Solicitor General?. En su opinión, ?Estados Unidos tiene un interés especial en este caso ya que no quiere que otros países hagan algo similar en contra de EU?.

?Mi opinión es que Argentina debería ganar este caso aún cuando el mismo no fue apelado por los bancos afectados. No creo que tenga efecto sobre el caso del parí passu?, finalizó.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica