Los analistas y operadores aumentaron nuevamente la expectativa de inflación brasileña a 6.37% para este año, después de que la semana pasada la estimaron en 6.34% y hacen un mes en 6.02 por ciento.

Según un sondeo del banco nacional brasileño, los analistas consultados que la tasa de interés en el país sudamericano cerrará el año en 12.5% anual, contra 12.25% que estimaban hace algunos días.

El aumento de la tasa de interés es la principal herramienta del Banco Central de Brasil para frenar la inflación, aunque los sectores productivos señalan que afecta al crecimiento y ayuda a atraer millonarios capitales de corto plazo que intentan aprovechar la alta rentabilidad de las inversiones.

Los especialistas también estimaron que el próximo año esa tasa de referencia no podrá ser reducida a 11.25% como habían proyectado, sino apenas a 12%. Para 2012 estiman 5% de inflación.

Justo cuando el mercado esperaba que podría operarse una flexibilización de la política monetaria a partir de las próximas reuniones, el Banco Central divulgó una acta indicando que las altas tasas persistirán para controlar la inflación.

La inflación brasileña acumula 2.4% en los tres primeros meses del año y 6.3% en 12 meses, cerca del techo máximo de la meta oficial, que tiene como centro una inflación de 4.5% y tolerancia hasta 6.5%.

apr