Los especialistas del sector privado disminuyeron su expectativa de crecimiento del producto interno bruto (PIB) real para el próximo año en su encuesta de diciembre, recabada por el Banco de México (Banxico) entre 33 grupos de análisis y consultoría económica, a 3.50%, desde 3.51% en noviembre pasado.

Si se considera sólo el pronóstico del primer mes del 2014, la reducción fue de 0.44 puntos porcentuales, de acuerdo con datos del banco central.

Para este año, los analistas mantuvieron su estimación a un incremento de la economía mexicana de 2.19%; en enero la perspectiva fue de 3.40%, que significó un descenso de 1.21 puntos porcentuales.

La probabilidad media de que en alguno de los próximos trimestres se observe una reducción en relación al periodo anterior en el nivel del PIB real, ajustado por estacionalidad, ésta disminuyó en comparación a la encuesta de noviembre para el cuarto tercio del 2014 (9.09 a 8.18%) y el primer trimestre del 2015 (10.85 a 8.16 por ciento).

En este contexto, la distribución de las respuestas de los analistas consultados por Banxico sobre los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico del país en los próximos meses, quedó de la siguiente manera: problemas de inseguridad pública (23.0% de las respuestas y el de mayor frecuencia por doceavo mes consecutivo); el precio de exportación del petróleo (14.0%); la inestabilidad financiera internacional (13.0%), y la debilidad del mercado externo y la economía mundial (11.0 por ciento).

Si bien se mantuvo la estimación de la tasa de crecimiento del PIB para este año, aún las previsiones trazan un escenario desalentador. La economía del país registró un aumento anual de 1.9% en los primeros nueve meses; el último pronóstico de la Secretaría de Hacienda se tradujo, por primera vez, en un rango (de 2.1 a 2.6%), cuando preveía un ascenso de 2.7 por ciento.

Para alcanzar el límite superior, la actividad económica de México tendría que incrementarse en el último trimestre alrededor de 4.5%, nivel que no se ha observado desde el segundo tercio del 2012, cuando se obtuvo esa tasa. También el banco central bajó su intervalo de crecimiento, de 2.0 y 2.8% a 2.0 y 2.5 por ciento.

Entono económico débil

Respecto a la inflación general, los analistas estimaron que cerrará este año en 4.06%, por debajo de 4.07% calculado en noviembre, mientras que para el 2015 consideraron que será de 3.54%, frente a 3.52% previo.

Por su parte, las expectativas de inflación subyacente, que excluye precios volátiles, para el cierre del 2014 disminuyeron en relación a la encuesta precedente (de 3.36 a 3.35%), al tiempo que las referentes al cierre del próximo año aumentaron (de 3.17 a 3.20 por ciento).

Sobre el objetivo del Banco de México para la tasa de fondeo interbancario, sobresale que, en promedio, los analistas económicos pronostican que permanecerá en niveles cercanos al objetivo actual de 3.0% hasta el segundo tercio del 2015. Del periodo julio-septiembre del próximo año al cuarto trimestre del 2016, los especialistas anticipan en promedio una tasa objetivo mayor a la actual (entre 3.36 y 4.58 por ciento).

Las expectativas recabadas en diciembre de los niveles del tipo de cambio del peso frente al dólar estadounidense para los cierres del 2014 y el 2015 se revisaron al alza (depreciación), en relación a la encuesta de noviembre, de 13.49 a 14.23 y de 13.37 a 13.74 pesos, respectivamente.

Asimismo, se elevó la previsión de los especialistas en cuanto a la tasa de desocupación, respecto al mes previo, para el término de este año (4.56 a 4.59%) y del próximo (4.32 a 4.33 por ciento).

[email protected]