Estrategas del Bank of America-Merrill Lynch (BofA-ML) e inversionistas de América Latina (AL) consideran que la fortaleza de la región para enfrentar choques externos se fundamenta en la serie de agresivas políticas de acumulación de reservas, mejores posiciones fiscales y la profundidad del mercado de deuda de largo plazo en moneda local.

Tras haberse reunido a propósito de la 53 Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), observaron que a nivel general no existen factores de riesgo sobre algún tipo de desequilibrios propios en las economías de AL.

El consenso de los inversionistas reunidos allí encuentra que la composición del crecimiento económico de la mayoría de las economías de la región se mantiene muy recargado en las exportaciones de commodities, con una muy pequeña diversificación industrial.

Este hecho vulnera a las economías que tienen como un importante socio comercial a China, advirtieron, como son las localizadas en Sudamérica.

No obstante el optimismo regional, advirtieron que no ha pasado el peligro respecto de Europa y las implicaciones que podrían transmitirse hacia América Latina.

Persisten problemas fundamentales en Grecia, Portugal y más preocupantemente en España , refirieron.

En un comunicado emitido por Marcos Buscaglia, economista de BofA-ML para América Latina, precisaron que para los inversionistas hay una alto riesgo de que Europa vivirá un nuevo estallido de volatilidad hacia la segunda parte del año.

ATENTOS A ELECCIONES

Según lo referido por BofA-ML, los inversionistas están atentos a los procesos electorales que vivirán México y Venezuela.

Advierten que la candidata del Partido Acción Nacional (PAN) continuará avanzando en las encuestas y seguirá cerrando la brecha con el candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto.

ymorales@eleconomista.com.mx