Latinoamérica y el Caribe tendrán en 2016 por segundo año consecutivo un crecimiento económico negativo (de -0.5%), derivado de la baja en los precios del petróleo y otras materias primas, previó hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El saldo negativo será consecuencia del desplome de -2.0% previsto en Sudamérica, empujado a su vez por la caída de -3.8% en Brasil, el segundo año consecutivo con esa tasa, en tanto que se prevé se coloque en 0.0 para 2017.

NOTICIA: Exportaciones no pueden corregir depreciaciones en AL

A la vez, el crecimiento económico de Estados Unidos tendrá un favorable impacto en el desempeño de México y los países de Centroamérica, que junto con las naciones del Caribe registrarán saldos positivos en sus economías.

Pese a este escenario mixto, el FMI destacó que debido a que la actividad a través de la cual casi todos los países de la región se verá fortalecida el próximo año, cuando se espera que el crecimiento se ubique en 1.5% en 2017.

Al presentar aquí su reporte Perspectivas de Crecimiento Mundial 2016, el FMI hizo notar que conforme la recesión continúe impactando el empleo y el ingreso real, las incertidumbres domésticas mantienen reducida la habilidad del gobierno "para formular y ejecutar políticas".

Aunque consideró que la perspectiva para el próximo año es positiva, hizo notar que "estas proyecciones están sujetas a enorme incertidumbre".

NOTICIA: Depreciación le pega a la inflación en América Latina

El FMI anticipó que Venezuela se mantendrá en otro año de "una profunda recesión", con una caída de -8.0%, la más alta de todo el hemisferio, y que se colocará en -4.5% para 2017.

Para Ecuador, el FMI dijo que las perspectivas son "altamente inciertas" y depende de la habilidad de financiamiento externo, y bajo este escenario proyectó una caída de -4.5% este año, y ligeramente menor en 2017, cuando será de -4.3 por ciento.

Por lo que toca a Argentina, el FMI dijo que pese a que las acciones del nuevo gobierno para corregir distorsiones han mejorado los prospectos "es posible que el ajuste genere una recesión", anticipando una caída de -1.0% en 2016, para crecer a 2.8% en 2017.

La baja sostenida en el precio del cobre y condiciones financieras menos favorables provocarán desaceleración en Chile, creciendo este año en 1.5% en contraste con el 2.1% del 2015, aunque se espera una mejoría en 2017, creciendo de nueva cuenta a 2.1 por ciento.

En contraste, Bolivia registrará un crecimiento de 3.8%, el mayor de la región, seguido por Perú con 3.7%, el cual estará apoyado en gran medida por un fuerte desempeño del sector de manufacturas.

NOTICIA: AL crecerá a paso lento por período prolongado: FMI

Por otro lado, el sostenido incremento de la economía de Estados Unidos apoyará en mucho el crecimiento de 4.3% anticipado para este año en Centroamérica, mismo que previó se repetirá en 2017.

Los países del Caribe crecerán a una tasa de 3.5% este año, ligeramente por debajo de 2015, pero el FMI anticipó una mínima mejora en 2017 (de 3.6 por ciento).

erp