La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, dijo el lunes que el panorama económico mundial sigue siendo muy incierto debido a la pandemia, y que una creciente divergencia entre países ricos y pobres requiere que el FMI encuentre más recursos.

Kristalina Georgieva comentó a periodistas que una nueva asignación de los Derechos Especiales de Giro (DEG) del fondo ayudaría a dar a los países más espacio fiscal para abordar la crisis de salud y cambiar a una economía digital y verde.

Sin embargo, el gobierno del presidente Donald Trump, el mayor contribuyente del FMI, bloqueó tal medida, argumentando que daría más recursos a países ricos debido a que las asignaciones serían proporcionales a las participaciones.

Por su parte, la ministra de Finanzas sueca, Magdalena Andersson, nueva presidenta del comité directivo del FMI, dijo que era evidente que la necesidad de liquidez seguía siendo grande y que consultaría con los países miembros sobre las opciones para expandir la liquidez.

Georgieva dijo además que el FMI había aumentado rápidamente el financiamiento concesional para los mercados emergentes y las economías en desarrollo, incluso mediante la donación de 20,000 millones de dólares en DEG existentes. Eso continuará desempeñando un papel importante, pero se necesitan más pasos, dijo.

“Seguirá siendo tan importante poder ampliar nuestra capacidad para apoyar a los países que se han quedado atrás”, dijo Georgieva.

Los miembros del FMI nunca han quitado de la mesa la opción de llevar a cabo una nueva asignación de DEG, algo similar a un banco central que imprime dinero, dijo, y agregó que algunos miembros continuaron discutiendo esa posible medida.

Plan maestro

La Unión Europea (UE) necesita un "plan maestro" para trasladar los servicios financieros en euros de Londres al bloque, si quiere ampliar el papel de la moneda única en una economía global dominada por el dólar estadounidense, dijo el lunes Markus Ferber, legislador de la UE.

Ferber, miembro del Parlamento Europeo, dijo que si la UE quiere competir con el dólar, necesita un sistema financiero que lo iguale.

“Necesitamos un plan maestro claro (...) que ayude a las empresas clave del sector financiero a moverse del Reino Unido a la Unión Europea”, dijo Ferber.

Las declaraciones del funcionario se realizaron previo a la publicación prevista para el miércoles de un documento de la Comisión Europea sobre la promoción del papel global del euro, que establece formas de depender menos de la City de Londres,  tras el Brexit.

“La crisis del Covid-19 puso de manifiesto las vulnerabilidades del sistema financiero internacional dominado por el dólar”, dice el documento de la Comisión.