El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, dijo que se mantendrá alerta sobre posibles vulnerabilidades que puedan surgir en la economía mexicana debido a la posible adopción en Grecia de un severo plan de ajuste fiscal que le permita reducir su elevado endeudamiento y calmar de ese modo los temores de que la crisis se extienda a otros países como Portugal y España.

En conferencia de prensa en el Senado, donde acudió a la presentación de un libro, Carstens garantizó que la economía de México no se verá afectada por posibles coletazos por la situación financiera que se vive en Europa.

Incluso, destacó que de acuerdo con el último reporte del banco central, la recuperación de la economía de nuestro país va en marcha .

Hemos observado una recuperación muy importante, pero también hemos reconocido algunas debilidades que en buena medida están asociadas con el exterior, en lo particular el punto que nos preo­cupa es la situación por la cual está atravesando Europa y también el hecho de que a finales de este año se va a reducir el impulso fiscal en Estados Unidos.

En general, la recuperación va en marcha, se ve fuerte, y si esas vulnerabilidades no se materializan, tendremos un crecimiento alto en el país , destacó.

Banca sólida

Por su parte, al participar en el Mexico Private Equito Suimmit 2010, Manuel Sánchez González, subgobernador del banco central, coincidió: En México aparentemente ya se absorbió todo el costo real de la crisis .

Dijo que a juzgar por el comportamiento de la economía, en la segunda mitad del año hay una perspectiva de recuperación tanto para este y el siguiente año. En el proceso de recuperación del país hay una gran diferencia con respecto a los países avanzados, porque el sistema bancario de México no se metió en graves problemas.

Si bien se redujo el crédito de la banca y se deterioró de manera moderada la cartera vencida, la fortaleza de los bancos fue reflejo de una adecuada regulación y una administración prudente.

Dijo: La banca no puso en entredicho el manejo de la política monetaria . Además, México tiene la ventaja de que no deberá enfrentar el problema que significará el retiro de estímulos.

De acuerdo con Sánchez González, la economía mexicana está lista para crecer, porque es relativamente abierta al comercio y la inversión, además los flujos financieros están basados en reglas confiables.

Agregó que se cuenta con profundidad, flexibilidad y libertad de los mercados financieros que son un atractivo para la inversión.

Además, destacó la posición del peso como una de las divisas más operadas en el mercado spot y de divisas, la curva de rendimientos que es bastante larga y las colocaciones de deuda pública son cada vez de mayor tamaño.

México está listo para crecer y para crecer más , aseguró.

valores@eleconomista.com.mx