América Latina precisa protegerse de la eventual desaceleración del crecimiento chino, afirmó el jueves el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), organización que representa a más de 450 instituciones bancarias del mundo, en un informe divulgado en Rio de Janeiro.

"A pesar de que el aumento del comercio entre América Latina y China ayudó a la región a obtener estabilidad, diversificando sus socios comerciales (...) la creciente dependencia del mercado chino y de (la exportación de) materias primas requiere que se mejoren las defensas contra pérdidas comerciales agudas y prolongadas", expresa el informe.

China anunció el martes un previsión de crecimiento del PIB de 7.5% en 2012, por debajo del 9.2% registrado en 2011, lo que puso en guardia a los mercados mundiales.

El IIF afirma que los países latinoamericanos tienen que garantizar la competitividad de su sector productivo y recomienda reformas en infraestructura y educación, más flexibilidad en el mercado de trabajo y reducción de los déficits fiscales.

Los altos precios de las commodities explican el crecimiento de las exportaciones en los últimos cinco años, "beneficiando a los países bien gestionados, pero enmascarando políticas económicas débiles en otros", afirma el informe.

"La región mejoró sus fundamentos, pero las monedas locales se han apreciado, y eso ha perjudicado al sector industrial" que ha perdido competitividad, añade.

Aunque América Latina no fue inmune a la crisis europea, ha mostrado que es cada vez más resistente a los impactos externos, destaca.

"La crisis de la deuda europea desaceleró las economías latinoamericanas, debilitó las exportaciones y redujo la confianza. Pero el crecimiento está reactivándose", expresa el grupo, que destaca que Europa representa 16% de las exportaciones latinoamericanas.

El IIF prevé un crecimiento económico para América Latina de 3.7% en 2012, frente al 4% de 2011, pero espera una aceleración a 4.5% en 2013.

RDS