Alemania es sólo uno más de los 19 países de la zona euro y el Banco Central Europeo (BCE) necesita que todos ellos estén de acuerdo con sus decisiones sobre política monetaria, dijo a un diario alemán Christine Lagarde, la nueva presidenta de la institución.

En la entrevista con Die Zeit, de la que se publicaron extractos el miércoles, Lagarde también desafió los intentos de encasillarla como paloma o halcón —por los términos ingleses dovish y hawkish, relativos a una postura más o menos expansiva en materia de política monetaria—, diciendo en su lugar que es un búho.

La toma de posesión de Lagarde de la presidencia de la autoridad monetaria de la zona euro está siendo observada de cerca, en busca de señales de que pueda desviarse de la línea monetaria flexible seguida por su predecesor, Mario Draghi, ante las críticas de países ricos del norte, como Alemania y los Países Bajos.

“Alemania es importante, pero es uno más de los 19 países de la zona euro”, dijo Lagarde al diario alemán. “Sí, es una gran economía, pero todos los demás tienen que estar de acuerdo”.

Los representantes de Alemania en el Consejo de Gobierno del BCE, así como muchos de los políticos y economistas germanos, criticaron la política ultralaxa del organismo bajo el mandato de Draghi, que situó las tasas de interés por debajo de cero y puso en marcha compras masivas de bonos.

Sin embargo, Lagarde esquivó los intentos de etiquetarla como paloma o halcón.

“Espero ser un búho. Me gustan los búhos. Son animales muy sabios”, indicó.