La economía alemana crecerá 2.6% en el 2021, una recuperación pospandémica mucho menos vigorosa de la esperada debido a las interrupciones de las cadenas de suministro mundiales, indicó el ministro alemán de Economía, Peter Altmaier.

La estimación previa para el Producto Interno Bruto (PIB) era de 3.5 por ciento. El gobierno atribuyó la rebaja al hecho de que “muchos bienes y mercancías no pueden ser entregados, porque hay escasez de materias primas”, dijo el funcionario a la cadena televisiva ZDF.

No obstante, Alemania espera un repunte del crecimiento en el 2022 “a más de 4%”, dijo el ministro en momentos que un nuevo gobierno se prepara para asumir las riendas del país.

La escasez de componentes ha tenido un impacto fuerte en la economía manufacturera alemana, con líneas de producción paralizadas en el crucial sector automotriz, entre otros.

Al dato del PIB se sumó la expectativa de inflación también divulgada por el gobierno ayer, la cual se ubicará en 3% al cierre del 2021, con una tendencia a la baja en los próximos dos años, de acuerdo con los cálculos oficiales.

“El gobierno prevé una tasa de inflación de 3.0% en el 2021, de 2.2% en el 2022 y 1.7% en el 2023”, anunció el ministerio de Economía en un comunicado con sus nuevas previsiones macroeconómicas.

El pasado 13 de octubre, el país reportó una inflación de 4.1% anual al cierre de septiembre. Acercándose así a la tasa de inflación más alta de su historia registrada en diciembre de 1993 cuando tuvo una variación anual de 4.3 por ciento.

La oficina federal alemana de estadísticas lo atribuyó a una base de comparación baja en el 2020 y al alza de los precios de los energéticos.

“Hubo un aumento sustancial de los precios de la energía de 14.3% en comparación con el año anterior, notablemente superior a la inflación general”, dijo en un comunicado.

Recientemente ha habido otras cifras desalentadoras como la de la producción industrial que cayó 4% en agosto.

Reino Unido, otra historia

Reino Unido, por el contrario, prevé un crecimiento en su PIB de 6.5% en el 2021, superior a la estimación previa de 4%, anunció el miércoles el ministro británico de Finanzas Rishi Sunak, al presentar frente al Parlamento el presupuesto para el próximo año.

En cambio, en el 2022 el crecimiento del PIB será de 6.0%, menor a la estimación de 7.3% difundida en marzo.

Rishi Sunak indicó que la previsión se basaba en los estudios elaborados para el gobierno por la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria.

El funcionario también anunció una revisión a las tasas de impuestos aplicables al sector minorista y hostelero (relacionado a las operaciones de restaurantes o establecimientos de alimentación, bebidas y alojamiento) afectados por la pandemia.

Específicamente se refirió a un impuesto sobre actividades económicas que se aplica a los locales comerciales en función del valor de la propiedad, un impuesto que los empresarios que tienen presencia física han tachado de injusto frente a minoristas en línea como Amazon.

Frente al Parlamento, Sunak dijo que no podía suprimir un impuesto que recauda 25,000 millones de libras (34,000 millones de dólares) al año, pero que intentaría aliviar la carga con ajustes como un descuento de 50% por un año para las empresas de comercio minorista, hostelería y ocio.

También habrá incentivos fiscales a las empresas que inviertan en tecnologías verdes, como paneles solares y bombas de calor.