El portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, advirtió que los dirigentes europeos no tomarán ninguna decisión sobre Grecia en la cumbre del jueves y viernes en Bruselas.

El grupo de acreedores de Grecia, la Troika, tiene que ir a Atenas para ver la situación del programa y después rendir cuentas al eurogrupo y al Fondo Monetario Internacional, después hablaremos de cómo seguirá dicho programa , dijo Steffen Seibert a la prensa.

Creo que todos nuestros socios europeos quieren respetar este procedimiento. Por tanto, no esperen decisión alguna sobre Grecia en el Consejo Europeo , dijo.

Un portavoz del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schauble, precisó que la misión de la Troika se ha retrasado debido a los problemas de salud del primer ministro griego, Antonis Samaras, y de Vassilis Rapanos, designado como ministro de Finanzas, pero a cuyo cargo renunció.

Vassilis Rapanos, quién fuera nombrado como nuevo ministro de Finanzas de Grecia, renunció a su cargo por cuestiones de salud, dejando la iniciativa del gobierno de suavizar los términos de un rescate internacional sumida en la confusión, días antes de la cumbre europea.

EL BCE TIENE LÍMITES

El Banco Central Europeo (BCE) hizo mucho por contener la crisis de deuda de la zona euro y está llegando a los límites de su mandato, dijo el jefe del Bundesbank alemán, Jens Weidmann.

Weidmann, quien también es miembro del consejo de gobierno del BCE, soportó la presión de los mercados y de algunos políticos para que el banco central hiciera más para frenar la crisis, interviniendo para bajar los costos de financiación en los Estados de la periferia de la zona euro.

La financiación monetaria está prohibida , dijo, añadiendo que minar las normas en las que está basado el bloque del euro no es la manera de estabilizar la eurozona. Inyectar más dinero en la crisis de la zona euro para tratar de impresionar a los mercados no es la manera de solucionar el problema, sostuvo.

Weidmann añadió que la unión bancaria de la zona euro podría tener sentido, pero sólo al final de un proceso que requerirá de cambios en los tratados europeos. Esa unión no sería un modo de introducir por la puerta de atrás los eurobonos comunes europeos, enfatizó.

El Presidente del Bundesbank destacó también que se opone a la idea de permitir al fondo de rescate permanente de la zona euro que acceda a operaciones de refinanciación del BCE.