Más de la mitad de los alemanes es pesimista respecto a la economía pero el apoyo a los conservadores de Angela Merkel se mantiene firme, gracias en parte a la dura postura de la canciller respecto a la zona euro, de acuerdo a una encuesta publicada.

La encuesta de Forsa-Institute publicada en la revista Stern también mostró que el socio menor de la coalición de gobierno, el partido Demócratas Libres -que ha dicho que Grecia debería abandonar el euro-, tiene un apoyo superior a 5 por ciento necesario para ingresar al parlamento.

Más de la mitad de los encuestados (57%) tuvo una visión pesimista de la perspectiva económica de Alemania y sólo 12% se manifestó optimista, una brecha de 45 puntos porcentuales que es la más amplia desde octubre del 2008, cuando estalló la crisis financiera global.

Alemania, la mayor economía de Europa, ha sobrellevado la crisis de deuda de la zona euro relativamente bien hasta ahora. Las exportaciones a mercados fuera de Europa han aumentado y el desempleo tocó mínimos de 20 años, pero una serie de datos recientes han sugerido una desaceleración.

Los alemanes todavía creen que los conservadores de Merkel están mejor preparados para conducir al país a través de la crisis. La encuesta dio al partido de la canciller un 36% de apoyo, sin cambio respecto a la anterior encuesta y 9 puntos porcentuales por encima de los socialdemócratas (centroizquierda).

"La gente siente que ella (Merkel) está enfrentando los problemas y está defendiendo los intereses de Alemania", dijo Manfred Guellner, jefe de Forsa-Institute.