El presidente estadounidense, Barack Obama, acusó ayer a los republicanos de buscar victorias políticas propias, intentando bloquear sus políticas económicas, pero insistió en que su agenda estaba funcionando.

Mientras la preocupación de la población por el alto desempleo amenaza con perjudicar a los demócratas de cara a las elecciones legislativas de noviembre, Obama aprovechó una visita a la localidad de Youngstown, Ohio, para responder a sus críticos, al afirmar que los esfuerzos de sus oponentes para bloquear sus planes habían demorado el programa de recuperación.

Si la multitud de ‘simplemente di no’ hubiera ganado (...), estaríamos en un mundo más profundo de dolor de lo que estamos ahora , dijo Obama a trabajadores de la planta de acero V & M Star en el corazón industrial de aquel país, un estado que aún sufre los embates de la dura recesión.

Obama atribuyó a su agenda de estímulos económicos el mérito de repuntar la economía e impulsar la creación de empleos, pero no todos estaban sintiendo los beneficios.

Ahora, tenemos un largo camino que recorrer, antes de que esta recuperación se sienta en la vida de todos nuestros vecinos. Pero pese a esta realidad sombría y a los detractores en Washington, que miran la nube en cada resquicio de esperanza, el hecho es que nuestra economía está creciendo nuevamente , afirmó el Presidente de Estados Unidos.

La visita de Obama se produjo en momentos en que varios estados celebran elecciones primarias.