La actividad económica mexicana se contrajo por segundo mes consecutivo en septiembre pasado, así en dos de los tres meses del tercer trimestre presentó tasas negativas, de acuerdo con los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), que da seguimiento mensual al comportamiento de la economía mexicana, registró una contracción de 0.4% mensual en septiembre, con cifras desestacionalizadas.

Así, hiló dos meses con tasas negativas, en agosto el dato mostró una contracción de 1.2%, mensual.

El dato fue contrario a lo que el propio Inegi pronosticó a través del Indicador Oportuno de la Actividad Económica, el cual había arrojado un crecimiento mensual de 0.3% en septiembre.

“Esto implica un deterioro moderado para la perspectiva económica de corto plazo, lo que también se vio reflejado en la revisión a la baja de las cifras preliminares del PIB para el tercer trimestre (...) En su conjunto, esta dinámica amplifica significativamente los riesgos sobre la trayectoria estimada para un crecimiento de 6% en todo el año”, señaló Marcos Daniel Arias, analista de Monex.

En el reporte se observó que la contracción de la economía se debió a la debilidad generalizada de las tres actividades económicas.

Las actividades primarias, que engloban al sector agropecuario, se contrajeron 1.4% mensual, al igual que el sector industrial.  En tanto, las actividades terciarias reportaron una tasa negativa de 0.3% mensual, su cuarto registro consecutivo a la baja. 

A tasa anual, el IGAE creció 1.3 por ciento.

ana.martinez@eleconomista.mx