Las restricciones de la segunda ola del Covid llevaron a la economía del sector servicios español a su peor contracción desde mayo y la actividad privada sufrió una nueva contracción en noviembre, la peor desde mayo, por las restricciones relacionadas con la segunda ola de pandemia, que perjudicaron al consumo, la demanda y el empleo, aunque el optimismo generado por las vacunas impulsan la confianza en el futuro, según el índice PMI que publica IHS Markit.

El índice de actividad comercial de servicios bajó de los 41.4 puntos registrados en octubre a 39.5 en noviembre, “el ritmo más fuerte de contracción observado por el estudio desde mayo pasado”, mientras que en la industria el PMI manufacturero cayó hasta los 49.8 puntos frente a los 52.5 de octubre, su primera contracción en tres meses.

“La fuerte reducción de los nuevos pedidos conllevó una nueva ronda de pérdidas de puestos de trabajo”, añade el informe publicado por la consultora, que destaca, no obstante, que las noticias sobre el desarrollo de las vacunas contra la Covid-19 impulsaron la confianza empresarial con el optimismo en su nivel más alto en 20 meses. “El repunte en el sentimiento estuvo relacionado principalmente con la esperanza de que los desarrollos recientes en las vacunas contra la Covid-19 ayudarán a apoyar e impulsar una fuerte recuperación económica el próximo año”, apuntó.

Con el retroceso de ambos subíndices, el PMI de actividad total del sector privado en España volvió a deteriorarse, aunque los datos sugieren que el impacto de la segunda ola de la pandemia será menos intenso que a principios de año, lo que apunta a una recuperación en W de la economía en 2021, señaló IHS Markit.