Durante abril del 2020, el primer mes de confinamiento decretado por las autoridades sanitarias, el nivel de actividad económica en México se contrajo 17.3% en relación con el registrado durante el mes previo.

La paralización de actividades económicas para contener la pandemia en el país profundizó de manera importante la tendencia negativa que ya presentaba la economía nacional

El Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) del Inegi se ubicó en un nivel históricamente bajo no visto desde 2010 con los efectos de la recesión económica global. De marzo a abril pasó de ubicarse en 109.7 a 90.7 puntos, de acuerdo con las cifras desestacionalizadas.

La contracción presentada en el nivel de actividad económica resultó, principalmente, del deterioro de las actividades secundarias y terciarias, que engloban a los sectores que más aportan al producto total.

La actividad industrial cayó 25.1% sólo en un mes (de marzo a abril), el sector más afectado por las medidas sanitarias. La construcción, la minería y la producción manuacturera mantuvieron sus operaciones paralizadas por completo durante abril y mayo. En la mayor parte del país, las empresas del sector ya comenzaron sus procesos de reapertura desde inicios de junio al integrarse a la lista de actividades esenciales. 

Por su parte, el comercio y los servicios registraron una contracción de 14.4% en este lapso. El impacto resultó menos profundo en comparación conel sector industrial en línea con el seguimiento a algunas actividades de comercio en línea o comercio físico de productos y mercancías básicas que se mantuvo activo durante el confinamiento.

Dentro de las actividades primarias también se observó un impacto negativo de la pandemia. La actividad económica dentro de la agricultura, ganadería, caza, pesca y la explotración forestal cayó 6.4 por ciento.

En su comparación anual la caída fue ligeramente más pronunciada; durante abril del 2020 se presentó una caída de 19.7% en el nivel de actividad económica respecto de abril del año previo.