La crisis sanitaria profundizó su huella en la economía chilena. El Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) de mayo evidenció una caída de 15.3%, en comparación con igual mes del año anterior de acuerdo con lo reportado por el Banco Central.

Con ello, el quinto mes del año se ubica como de peor registro desde que comenzó a ser publicado el Imacec en 1986 y revive al fantasma de la crisis de los años 82 y 83, aunque el contexto es radicalmente diferente.

Conforme avanza el confinamiento para disminuir la velocidad de propagación de la pandemia por Covid-19, el Imacec irá evidenciando su paso. De acuerdo con estimaciones hechas por el Banco Central, en mayo un 36% de la actividad productiva fue afectada por las cuarentenas mientras que entre un 28% a 43% de la población estuvo bajo restricciones de movilidad.

El coronavirus deja con fuerzas su huella en la economía considerando que se conoció el impacto en el mercado laboral. De acuerdo a lo informado por el INE, la tasa de desempleo nacional subió hasta 11.2% durante el trimestre móvil marzo-mayo, lo que significó cuatro puntos más que hace un año.

El dato reportado por el ente emisor de todas formas estuvo por debajo del pronóstico del mercado que esperaba una contracción de 17% para la actividad. De acuerdo con la información preliminar, el Imacec en la serie desestacionalizada disminuyó 3.4% respecto de abril y 15.2% en doce meses. El mes registró dos días hábiles menos que mayo de 2019.

Por su parte, se reportó que la minería sigue evitando que el desplome de la economía sea peor, ya que en el quinto mes del año el Imacec minero creció 1.2%, mientras que el no minero cayó 17 por ciento. “El resultado del mes se vio impactado por los efectos de la emergencia sanitaria. En este contexto, las actividades más afectadas fueron los servicios y el comercio, y, en menor medida, la industria manufacturera y la construcción”, señala el informe.