En mayo, la actividad económica siguió con avances e, incluso, aceleró su ritmo de crecimiento respecto al presentado el mes previo, de acuerdo con datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) —el cual da seguimiento a la economía mexicana mensualmente— registró una expansión de 0.5%, en términos reales, respecto al mes previo, con lo cual alcanzó una expansión de 2.2% anual, con cifras desestacionalizadas.

De esta manera, el IGAE aceleró su ritmo de crecimiento, ya que el mes previo se expandió 1.4% anual, cifra menor a la registrada en marzo cuando alcanzó una tasa de crecimiento de 2.4%, la más alta desde agosto del año pasado.

El avance en el quinto mes del año, de acuerdo con un análisis de Banorte, se debió al buen dinamismo del sector terciario, que creció 2.8% anual.

“La actividad económica en mayo se vio favorecida por el dinamismo del sector servicios (...) derivado de un incremento de 4.4% en las ventas al mayoreo y de 3.5% en las ventas minoristas. Adicionalmente, cabe destacar el incremento de 6.3% anual en los servicios de transporte”, refiere el análisis.

Sin embargo, dentro de las actividades terciarias, la que se refiere a servicios de esparcimientos se contrajo 3.7% anual, mientras que los servicios de alojamiento y preparación de alimentos no presentaron ninguna variación.

Por su parte, las actividades primarias fueron las que registraron un mayor avance durante el quinto mes del año, con una tasa de 8.6%, mientras que las actividades secundarias se expandieron sólo 0.3 por ciento.

“El crecimiento en este último rubro se explicó por el incremento de 2.8% anual en la producción manufacturera, el cual fue compensado por la reducción de 6.6% en la actividad en minería, que hila 48 meses de contracciones. Adicionalmente, la construcción presentó un avance de sólo 0.3% ante el menor dinamismo tanto en la edificación como en la construcción de obras de ingeniería civil”, explicó Banorte.

En su comparación mensual, el IGAE creció 0.5% en términos reales, mientras que por grandes grupos de actividades económicas, las primarias aumentaron 2.7%, las secundarias 0.1% y las terciarias 0.6 por ciento.

Incertidumbre lastrará crecimiento

Por otro lado, un análisis de Invex indica que si bien la economía mantiene su expansión, durante el segundo semestre del año prevén un crecimiento de 2.5%; sin embargo, la incertidumbre podría afectar dicha expansión.

“Los datos sugieren un crecimiento cercano a 2.5% durante el segundo trimestre, aunque consideramos que persiste un escenario de incertidumbre que lastrará el crecimiento durante la segunda mitad del año, por lo que mantenemos nuestra expectativa de crecimiento del PIB en 2.1% para este año”, explicó Invex en un análisis.

En este sentido, refirió que la reducción en la plataforma de producción petrolera y la menor inversión lastran el crecimiento del sector industrial; sin embargo; una mayor demanda externa y mayor gasto público apoyarán un repunte del sector.

Agregó que, a favor de la economía, la firmeza del mercado laboral y las remesas apoyarán el consumo, “aunque el aumento de los precios de gasolinas y del costo de endeudamiento sugieren una desaceleración”.

Por su parte, Banorte confía en que el sector terciario será el motor de crecimiento de la economía, sobre todo, por un mayor dinamismo que prevé en las ventas al menudeo, las cuales serán impulsadas por las condiciones del mercado laboral actual.