La economía mexicana registró una ligera recuperación en su crecimiento en abril, tras la contracción que sufrió en marzo pasado, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) registró en el cuarto mes del año un crecimiento anual de 0.3%, con cifras desestacionalizadas, la cual resultó ser la expansión más modesta de la que se tiene registro para un mes similar desde el 2009, cuando la economía registró una contracción de 8.0% por la crisis económica.

El dato de abril muestra una modesta mejora tras la contracción que sufrió la economía mexicana en marzo de 0.6%, pero queda por debajo de los crecimientos de enero y febrero de 1.1 y 0.9% respectivamente.

“Parece ser que la debilidad del primer trimestre del año continúa para el inicio del segundo. Se ve una primera mitad del año más débil de lo que hubiéramos imaginado”, declaró James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco.

Para este primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la economía tuvo en promedio una expansión de 0.4% en los primeros cuatro meses del año. Este dato es el segundo menor del que se tiene registro para un primer año de gobierno.

En 1995, en el primer año de gobierno de Ernesto Zedillo, la economía se contrajo 3.6% en promedio en los primeros cuatro meses del año; en el 2001, Vicente Fox presentó un crecimiento de 0.6%; en el 2007, Felipe Calderón registró una tasa de 2.1%, mientras que en el 2013, con Enrique Peña Nieto en la Presidencia, la economía creció 1.7 por ciento.

En comparación mensual, el IGAE presentó una expansión de 0.1 por ciento. “Este resultado fue significativamente menor al esperado por el mercado —de 0.7%— y no es suficiente para compensar la caída de 0.5% observada en marzo”, aseveró un análisis de Banorte.

Contagio

Por sector de actividades económicas, las primarias —las cuales se refieren al sector agropecuario— registraron un mayor crecimiento anual, de 1.9%; sin embargo, éste fue menor a la tasa de 4.6% que se registró en el mes previo.

En tanto, las actividades secundarias presentaron su séptima contracción consecutiva, así como la cuarta del año, con una caída de 0.4 por ciento. Esto se debió a que tres de sus cuatro sectores registraron contracciones: minería (8.2%);  generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final (1.6%), y construcción (1.5 por ciento).

Sólo la industria manufacturera registró un crecimiento de 3.1% anual, tras la contracción de 0.6% del mes previo. Esta mejora, refirió Alejandro Saldaña, gerente de Análisis Económico de Ve por Más (Bx+), se debió a un dinamismo en la industria alimentaria, química y de equipo de transporte, así como al avance en las exportaciones de dicha industria.

Por su parte, el sector servicios mostró una mejora al crecer 0.5% anual tras el dato de 0.2% del mes de marzo.

Al interior de éste, el comercio al por menor presentó un crecimiento de 4.2%, mientras que servicios financieros y de seguros, inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles 1.1%, lo cual pudo compensar las bajas en otros sectores.

Los que presentaron contracciones fueron: comercio al por mayor (0.9%), profesionales, científicos, técnicos, corporativos, de apoyo a los negocios, manejo de desechos y de remediación (0.5%); de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas (1.8%), y las actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales (3.2 por ciento).

Si bien las actividades terciarias no retrocedieron, James Salazar refirió que pareciera que la debilidad del sector secundario se está traspasando al sector de servicios, con cuatro de sus nueve componentes en contracción.

Menor crecimiento para este año

Tras darse a conocer el dato del IGAE, Monex revisó su pronóstico de crecimiento de 1.7 a 0.9%, ello debido a que “el contexto para los próximos meses luce aún incierto, en el que se vislumbra un panorama complejo”.

Por su parte Banorte, Bx+ y CIBanco mantuvieron su pronóstico sin cambios en 1.5, 1.4 y 1.3%, respectivamente.

“Vamos a esperar, aún es pronto para hacer una revisión a nuestro estimado. Además, esperamos que para la segunda mitad del año ya no se presenten subejercicios del gasto, lo cual impulsará la actividad económica”, indicó James Salazar.

Hace unos días, instituciones como Barclays y Citibanamex redujeron su expectativa de crecimiento económico para este año.

El banco de origen inglés redujo a 0.5% su pronóstico del PIB para este año, desde 1.2%, ello debido a que la economía “está perdiendo fuerza, una debilidad que podría durar más tiempo. En tanto, Citibanamex revisó a la baja su previsión a 0.9% desde 1.2 por ciento”.

[email protected]