Noviembre del 2019 confirma los temores del golpe que significó para la economía chilena el periodo de violencia que se derivó del conflicto social que enfrenta el país desde el 18 de octubre. Y es que el banco central reportó una caída de 3.3% del Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) en el penúltimo mes del año pasado. Para octubre, la entidad había reportado una caída de la actividad de 3.4 por ciento.

El lado positivo de la cifra es que 3.3% es menor a la caída de 3.5% esperada por los expertos consultados por Bloomberg.

En el ámbito local el rango para los economistas estaba entre 2.6 y 3.5% y en algunos casos este rango se ampliaba hasta 7 por ciento.

De acuerdo con el ente emisor, en noviembre, el Imacec no minero bajó 3.1%, afectado por el desempeño de las actividades de servicios y comercio. En los servicios, destacaron las caídas de educación, transporte, restaurantes y hoteles. Compensó parcialmente este resultado el aumento de la actividad de construcción y la industria manufacturera.

Por su parte, el Imacec minero cayó 5.1% en el penúltimo mes del año.

El ministro de Economía, Lucas Palacios, señaló a través de su cuenta de Twitter que esta caída en la actividad refleja los negativos efectos de las manifestaciones y destacó que “sin paz perdemos opciones de desarrollo social y empleo para Chile”.

Explicó que el efecto más concreto para las personas derivado de los eventos posteriores al 18 octubre que entorpecieron las cadenas logísticas de producción es que una menor producción se traduce “rápidamente en menos empleo”.

Además, el secretario de Estado, comentó que un menor crecimiento limita las opciones de desarrollo social junto con generar una menor recaudación.

Suman más de 165,000 despidos

Las malas noticias en materia laboral parecen no detenerse pese a que el año haya cambiado. Y es que un nuevo reporte de la Dirección del Trabajo reveló que entre el 18 de octubre y el 27 de diciembre, los despidos por “necesidades de la empresa” llegaron a 165,022, lo que corresponde a 28.5% de las desvinculaciones totales en el periodo.

“El aumento total de desvinculaciones durante estos últimos meses, incluidas todas las causales, es en promedio  25,000-30,000 despidos más por mes, y la causal que más ha aumentado es la de necesidades de la empresa que sube, en promedio, en ese mismo número mensual”, lamentó el subsecretario del Trabajo, Fernando Arab, quien agregó que sólo en el mes de diciembre hubo más de 90,000 despidos por necesidades de la empresa, más del doble que en igual periodo del año anterior.

“Las demás causales se mantienen estables, sin embargo, los despidos por vencimiento del plazo del contrato también aumentaron estos últimos meses respecto de igual periodo del 2018, lo que puede explicarse por la mayor cantidad de empleos formales generados durante el último año”, dijo Arab.

La Región Metropolitana de Santiago concentra la mayor cantidad de desvinculaciones, totalizando 118,268 despidos desde el inicio de la crisis.