Bruselas.- El representante de los acreedores privados de Grecia, Charles Dallara, confió en el éxito del canje de la deuda griega sobre la base de una participación voluntaria, sin que Grecia tenga que recurrir a la presión.

"Esperamos que la posibilidad de que esto (el acuerdo para condonar el 53.5% de la deuda griega) no sea voluntario sea ínfima", declaró Charles Dallara, presidente del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), en una conferencia de prensa poco después de un acuerdo global para desbloquear la entrega de un segundo plan de ayuda a Grecia de 237,000 millones de euros.

El acuerdo prevé sobre todo la condonación de unos 107,000 millones de los 200,000 millones de euros de deuda soberana griega en manos de acreedores privados, una cantidad sin precedentes en materia de reestructuración de deuda de un Estado o de default.

El ministerio griego de Finanzas anunció que presentará "rápidamente" un proyecto de ley en el Parlamento para fijar cláusulas de acción colectiva (CAC) en sus títulos de deuda.

Estas cláusulas figuran en la mayoría de los títulos de deuda estatales y permiten ampliar una propuesta aceptada por al menos una proporción predeterminada de acreedores al conjunto de poseedores de títulos de deuda.

Esta ley "servirá para la aplicación, en caso necesario, de la transacción del PSI (plan de canje destinado a los acreedores privados), para conseguir las tasas de participación anticipadas por el acuerdo de la cumbre europea del 27 de octubre del 2011", indicó el ministerio.

Dallara y el otro representante de los acreedores, el banquero del banco francés BNP Paribas, Jean Lemierre, repitieron hasta la saciedad que es responsabilidad del gobierno griego determinar cómo conseguirá la tasa de participación acordada para el intercambio.

Dallara, por su parte, reconoció que en lo que respecta "al principio", introducir cláusulas de acción colectiva de manera retroactiva "es una idea muy poco seductora".

Las instituciones de crédito se han preparado en los últimos meses para una quita de una parte de la deuda griega por lo que piensa que habrá muchos acreedores privados que participen en el compromiso sobre una base voluntaria, declaró por su parte Michael Kemmer, director de la federación alemana de bancos privados (BdB) en un comunicado.

"Solo en el caso de que todo el mundo empuje en la misma dirección, las perspectivas de Grecia podrán realmente mejorarse", precisó.

klm