Las ventas minoristas en Estados Unidos subieron más de lo esperado en mayo, gracias a un aumento de las compras de vehículos motorizados y otros bienes, pese al alza en el precio de la gasolina, en el indicio más reciente de una aceleración del crecimiento económico en el segundo trimestre.

Los datos publicados este jueves mostraron un mayor ajuste de las condiciones del mercado laboral, ya que el número de estadounidenses que solicitó subsidios por desempleo cayó inesperadamente la semana pasada y el número de personas en las nóminas de desempleo declinó a cerca de un mínimo de 44 años y medio.

Los reportes se conocieron un día después de que la Reserva Federal (Fed) elevó sus tasas de interés por segunda vez en el año y ofreció una evaluación optimista de la economía. La Fed aseguró que la actividad económica está creciendo “a un ritmo sólido” y que “el mercado laboral se ha seguido fortaleciendo”. Asimismo, indicó que prevé dos alzas más en la segunda mitad del 2018.

El Departamento de Comercio dijo que las ventas minoristas treparon 0.8% el mes pasado, su mayor avance desde noviembre del 2017. El dato de abril fue revisado para mostrar que las ventas subieron 0.4%, en lugar del alza de 0.2% reportada inicialmente.

Economistas consultados en un sondeo habían estimado un crecimiento mensual de 0.4% para las ventas minoristas del mes pasado. El avance interanual a mayo fue de 5.9 por ciento.

Excluyendo automóviles, gasolina, materiales de construcción y servicios de alimentación, las ventas minoristas crecieron 0.5% el mes pasado, tras una revisión al alza de 0.6% en abril.

Estas denominadas ventas minoristas subyacentes corresponden de manera más estrecha con el componente del gasto del consumidor del Producto Interno Bruto. .

El sólido dato de ventas minoristas se sumó a reportes que abarcan desde el mercado laboral hasta manufacturas y comercio que mostraron que la economía está recuperando impulso.