Bali, Indonesia. Si el gobierno de Andrés Manuel López Obrador insiste en no impulsar una nueva reforma tributaria ni consigue acelerar la producción de petróleo, tendrá que operar con el menor nivel de ingresos públicos en una década, consigna información del Fondo Monetario Internacional (FMI).

De acuerdo con el organismo, en el 2019 los ingresos públicos del gobierno mexicano serán equivalentes a 21.7 puntos del Producto Interno Bruto (PIB). Un nivel inferior a los 22.2 puntos del producto que logró captar en el último año del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Y al compararlo en el tiempo, resultarán los ingresos públicos más bajos para un gobierno federal, desde el 2009.

Al interior del reporte semestral Fiscal Monitor, queda expuesto el impacto que ha tenido la caída de los precios del crudo y la menor producción del petróleo, pues este deterioro no ha permitido retomar la tendencia de 24 puntos del PIB que lograron contabilizarse en forma de ingreso público, entre el 2011 y el 2013.

En el documento, explican que una vez que los gobiernos toman consciencia de la magnitud y la naturaleza de los activos públicos, pueden comenzar a gestionarlos de forma más eficaz.

Entonces, divulgan las estadísticas y previsiones acerca de las obligaciones del sector público.

Deuda estable, anticipa 

En el apartado sobre la deuda general del gobierno (General Government Gross Debt), los expertos del organismo estiman que llegará a un mínimo de tres años en el 2019, al promediar el equivalente a 53.8 puntos de PIB.

La citada medición incluye las obligaciones de todas las instituciones públicas, fondos de seguridad social y deuda del gobierno en sus tres órdenes, federal, estatal y local.

En el documento, estiman que la deuda general del gobierno se mantendrá en ese nivel, de 53.8 puntos del PIB, durante los primeros cuatro años de la administración del próximo gobierno.

Y que será hasta el 2023, cuando podría retomar la tendencia a la baja, al ubicarse en un nivel equivalente a 53.6% del PIB.

De confirmarse estas previsiones, el gobierno de López Obrador conseguirá el nivel de deuda general más bajo desde el 2016.

En el reporte, los expertos del FMI explican que las obligaciones públicas netas totales (General government net debt) incluida la deuda de Petróleos Mexicanos, Comisión Federal de Electricidad (CFE) y banca de desarrollo, llegará a 45.4 puntos del PIB en el primer año de la próxima administración.

Las previsiones del organismo suponen que este endeudamiento se reducirá hasta el 2023, cuando estiman que la misma deuda bruta del sector público podría ser equivalente a 45.3 puntos del PIB.

Conciencia de activos públicos 

Sin hacer mayor interpretación sobre sus proyecciones, los expertos del organismo explican que el análisis de los datos financieros del sector público enriquece el debate de política, al centrarse en la magnitud total del patrimonio disponible.

Y destacan que el uso y divulgación de estos recursos es importante por razones financieras y a la hora de mejorar la prestación de servicios.

El documento, que cada semestre divulga las estadísticas sobre el patrimonio del gobierno público y sus obligaciones, y proyecta su desempeño en el tiempo.

El Fiscal Monitor será también base de discusión para los 189 gobernadores que representan a los países miembros y que participarán en las Reuniones Anuales y la Asamblea del FMI y el Banco Mundial, a partir del jueves. Encuentro que por primera vez es celebrado en Bali, Indonesia.