Davos, Suiza. Si el gobierno de México reconoce “el enorme impulso que otorgarán al crecimiento de largo plazo las reformas aprobadas el sexenio pasado, podría tocarle al presidente “AMLO” recoger parte de las ganancias de estos cambios, advierte Nariman Behravesh, Jefe de economista de la consultoria IHS Markit.

“Tal como lo hicieron en materia comercial, cuando se integraron a la negociación del acuerdo con Estados Unidos y Canadá, podrían explorar las ventajas de mantener los cambios estructurales que sí otorgarían un impulso valioso para garantizar crecimiento de largo plazo en el lado productivo y de capital humano”.

Behravish es uno de los estrategas más reconocidos a nivel mundial. Observa que la impredictabilidad que caracteriza al presidente Andrés Manuel López Obrador, para hacer políticas, es una limitante para que los inversionistas puedan realizar previsiones de largo plazo. Por eso mismo lamenta no tener grandes expectativas para la economía.

México, sin grandes expectativas

Entrevistado en el Media Village, a unos metros de la espesa nieve que enmarca las conferencias entre los líderes más importantes del mundo, dice que “el panorama económico para México está bien”.

Han logrado reducir la dependencia del ciclo de Estados Unidos, y no hay factores de vulnerabilidad visible. Su mayor ventaja siempre será su posición geográfica; su cercanía con Estados Unidos. Si el Presidente AMLO consigue aprovecharla y le da seguimiento a las grandes reformas que sí fortalecieron la capacidad de crecimiento de largo plazo de la economía, tendrá la oportunidad de mejorar la situación económica. Si decide explorar otras alternativas, y mirar hacia adentro, tendremos que esperar al despegue de México.

TMEC, base para el futuro

Hace justo un año, en este mismo escenario, conversamos sobre la incertidumbre que representaba la intención del presidente de Estados Unidos de “dinamitar” el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), recuerda.

Hoy, podemos quitar esa gran preocupación. México cuenta con el Tratado de Comercio, y pueden elaborar mucho sobre él en el largo plazo. En unos cuatro años o seis. Sonríe con picardía cuando advierte que para ese momento, seguramente ya habrán cambiado los despachos de Estados Unidos y México.

El gobierno de “AMLO”, como claramente lo identifica, “tendrá que lidiar con un vecino poco amigable. Nadie espera que prospere esta relación mucho más allá de la ratificación del Acuerdo que sustituirá al TLCAN.

Cierre de EU, impacto trimestral

Behravish sostiene que este año no se presentará recesion en la economía mundial. Estados Unidos seguirá creciendo a una tasa de 2.5% este año y continuará desacelerando para llegar a 2% en 2020, prevé.

El cierre presupuestal del gobierno que completa 33 días, resultado de las diferencias entre el presidente y el partido Demócrata que lidera la Cámaba Baja, tendrá impacto económico en tanto se prolongue hasta febrero o marzo.

Y descarta que esta posición radical entre el presidente Trump y el partido Demócrata, pueda afectar la ratificación legislativa del TMEC.

No he escuchado ninguna queja importante sobre el acuerdo de parte de los legisladores. Más bien están concentrados en resolver su asunto -el cierre de gobierno con el que está presionando el presidente para conseguir fondos federales para la construcción del muro.

[email protected]