Grecia y sus acreedores privados están a punto de lograr un acuerdo que reducirá significativamente la deuda del país y le dará más tiempo para saldar el resto, se informó el sábado.

Luego de tres horas de conversaciones con el primer ministro Lucas Papademos y el ministro de Hacienda Evangelos Venizelos, los representantes de los acreedores dijeron en un comunicado que las dos partes estaban "cerca de concluir una participación del sector privado) voluntaria... Esperamos concluir la semana próxima a medida que avanzan discusiones sobre otros asuntos".

El comunicado de los representantes Charles Dallara y Jean Lemierre aludió también al "marco expresado públicamente días atrás por el primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, en su calidad de Presidente del Eurogroup".

Esto parece indicar que los acreedores acordaron con la propuesta de Juncker de que los nuevos bonos a emitir por Grecia en reemplazo de los viejos tengan una tasa de interés "claramente por debajo del 4 por ciento". La tasa era el principal obstáculo en las conversaciones, que se alargaron durante semanas.

Dallara, director gerente del Instituto de Finanzas Internacionales, y Lemierre, asesor del presidente del banco BNP Paribas, representaron a bancos, compañías de seguros y otros tenedores privados de 206.000 millones de euros (270.000 millones de dólares) en bonos griegos.

Aunque falta ultimar detalles, se prevé que los tenedores aceptarán una reducción del 50% en el valor de sus bonos, lo cual equivale a reducir la griega en algo más de 100.000 millones de euros. Además se aplazarán las fechas de vencimiento.

La UE y el FMI otorgaron un paquete de rescate de 110.000 millones de euros en mayo de 2010, desembolsado en su mayor parte.

Dallara y Lemierre partirán de Grecia el domingo y "permanecerán en estrecho contacto con las autoridades griegas", dijo el comunicado.