En México, 8.5 millones de viviendas tienen algún tipo de rezago habitacional, es decir, están en condiciones de hacinamiento, no tienen servicios básicos o tienen carencias en los materiales de construcción. Esta situación afecta a más de 33 millones de personas, que equivale a 26.5% de la población.